De la Torre defiende a su concejal de Medio Ambiente frente a las críticas de la oposición

El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, defendió ayer ante los medios a su concejal de Medio Ambiente, Raúl Jiménez, frente a las peticiones de destitución vertidas días atrás por los grupos de la oposición municipal. Estas reclamaciones surgieron la semana pasada después del "suspenso" con el que el edil del PP calificó el nivel de limpieza de la ciudad de Málaga durante los meses de verano, de la que él mismo es responsable. En ese mismo ejercicio, que tuvo lugar en el pasado Pleno ordinario, Jiménez aprobó con un ocho el nivel de limpieza durante el resto del año y dio apenas un cinco al gerente de Limasa, la empresa mixta encargada de este trabajo, a Rafael Arjona.

En palabras del alcalde, la baja nota con la que se calificó Jiménez fue fruto de "la autoexigencia de un político por plantearse objetivos y esfuerzos que mejoren lo ya existente". Del mismo modo, recordó y apoyó las palabras del concejal. "Es necesario que los trabajos que realizan los empleados de Limasa sean acompañados por una colaboración ciudadana, que aunque existe en términos generales, hay una parte que no lo hace", expresó el regidor.

De la Torre, a pesar de las críticas sobre la limpieza de la ciudad que ha recibido su equipo de gobierno recientemente, insistió en que "nunca se ha gastado tanto dinero en trabajos de limpieza como ahora". De esta forma, echó balones, justificando en buena medida el estado de suciedad en la falta de lluvias que sufre la ciudad y la inexistencia de una colaboración ciudadana "perfecta". "Si nadie tirase un papel al sueño, ni una colilla, ni arrojasen la bolsa de basura fuera en lugar de dentro del contenedor la limpieza de la ciudad sería mucho mejor", matizó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios