De la Torre avala el nuevo modelo de Feria previsto en el centro

  • Dice a los titulares de casetas que no hay que fomentar el consumo de alcohol excesivo

El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, defendió ayer la decisión adoptada por el Consistorio de eliminar durante la próxima Feria de agosto las casetas del centro y las denominadas barras de alcance para recuperar el espíritu inicial de esta fiesta, así como luchar contra el botellón y sus efectos. Para el regidor, esta determinación busca responder con "valentía, prudencia y realismo" a la queja generalizada que hubo en 2011 acerca de la proliferación de las concentraciones de jóvenes consumiendo alcohol. Todo ello, precisó, tras "una serie de reuniones consensuadas".

Cabe recordar que el malestar de vecinos y comerciantes por lo ocurrido en la edición del pasado verano llegó al punto de que ambos colectivos presentaron una denuncia en el juzgado por el botellón que se organizaba en el entorno de la calle Císter. En este escenario, De la Torre aseveró que la intención del Consistorio es que "la Feria no pierda su identidad, su carácter convivencial con los vecinos y que éstos no la vean como una etapa insoportable, sino que sea atractiva".

El regidor popular avaló que los festejos que se desarrollan en el casco antiguo tengan como eje este año "temas con componentes de cultura y de folclore malagueño", así como para que "los jóvenes tengan alternativas en el plano deportivo". Aunque dijo que el Consistorio "está abierto a todo tipo de sugerencias" y a que haya "el máximo diálogo", reclamó "un esfuerzo de realismo y de generosidad".

Un punto en el que se mostró crítico con los empresarios que hasta la fecha han organizado la implantación de casetas y barras de alcance. "Las barras de alcance o las casetas suponen unos ingresos para sus titulares y éstos tienen que ser sensibles a que hay que procurar no fomentar el consumo de alcohol excesivo, sobre todo demasiado pronto, y a que hay que evitar el ruido", sentenció.

El nuevo modelo planteado supondrá que de las casi 20 casetas que cada año se montaban en el centro se pase a una, la de la peña Juan Breva, en la Plaza de la Constitución. A ésta se sumará otra en la Plaza de la Marina, dedicada a los jóvenes, con descuentos en bebidas y tapas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios