De la Torre respalda la posible ampliación del Cercanías a La Marina

  • Aboga por que Fomento y la Junta se coordinen, ya que podrían coincidir las obras del Metro con las del ferrocarril

Como una buena noticia. Así recibió ayer el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, el hecho de que el Ministerio de Fomento esté estudiando ampliar la actual red de trenes de Cercanías de la ciudad, cuya última parada está localizada junto al edificio de Correos, hasta la Plaza de la Marina. La iniciativa, sobre la que trabaja el departamento dependiente aún de Magdalena Álvarez, es una vieja aspiración del Consistorio malagueño, que considera necesaria una apuesta de esta índole por el transporte ferroviario.

De la Torre respondió de este modo ante la información publicada ayer por este periódico. El regidor del PP avaló la intervención y demandó "diálogo y consenso" entre el Gobierno central y la Consejería de Obras Públicas de la Junta de Andalucía, al objeto de que ambos departamentos coordinen los proyectos que se plantean en las proximidades del centro histórico.

Aunque dijo no disponer aún de una notificación oficial al respecto, admitió que su idea es que los técnicos de la Administración central "estaban trabajando" en esa dirección, e insistió en la necesidad de que cualquier avance se haga de forma dialogada con la Junta. "No sé si ha habido reuniones entre Fomento y Obras Públicas", reconoció, al tiempo que se mostró entusiasmado con la idea de poder ver las conclusiones del informe.

En este sentido, cabe recordar que a la posible prolongación de las vías del tren de Cercanías que plantea Fomento, se suma la construcción del tramo común del Metro de la ciudad, que discurrirá entre el Guadalmedina y La Malagueta, atravesando la Alameda Principal y el Paseo del Parque.

Dada la coincidencia de ambas intervenciones en este espacio de la ciudad, algunos expertos ya han mostrado su convicción en que ambas administraciones deberían aprovechar para ejecutar las dos obras de manera simultánea. Por ello, apuntaron la posibilidad de ejecutar un paso soterrado de una profundidad mayor al inicialmente previsto para el suburbano, de tal manera que, en una especie de doble nivel, los vagones del Metro transiten más en superficie, mientras los Cercanías lo harían en la zona más profunda.

Otro de los motivos por los que el Ayuntamiento recibe con buenos ojos la iniciativa del Gobierno es que podría eliminar algunos de los obstáculos que en estos momentos pesan sobre una de las actuaciones estrella del equipo de gobierno del PP, el intercambiador de la Plaza de la Marina. Esta infraestructura, según los diseños municipales, albergaría dos estaciones, una de ellas para el Metro y la otra para el Cercanías.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios