La UMA apuesta por un campus más sostenible y por captar el talento

  • El rector asegura que entre las prioridades está estabilizar el profesorado y desarrollar planes de empleabilidad

El rector de la Universidad de Málaga (UMA), José Ángel Narváez, aseguró ayer que la institución está apostando por un cambio de filosofía del campus para convertirlo en un smart campus, de forma que sea más sostenible y más habitable y apostó por hacerlo convirtiéndolo en un laboratorio para proyectos de investigación. También se potenciará la captación de talento nacional y extranjero. En un encuentro informativo, Narváez explicó las principales líneas de acción de los últimos años y de cara al futuro, que pasan por estabilizar la situación del profesorado, que "redundará en un aumento de la calidad formativa", y por desarrollar planes de empleabilidad e investigación; así como por hacer una planificación de infraestructuras, sin perder de vista el carácter sostenible.

Además, abogó por llevar a cabo una política estratégica de "cómo queremos que sea la UMA", basada en cinco pilares que son "una universidad internacional, innovadora, investigadora y que genere talento, abierta a la sociedad y con valores". Así, dijo que esto se aborda tras la aprobación de los estatutos, que ha sido "un hito muy importante".

El rector dijo que uno de los objetivos dentro de la política económica era "recuperar parte del profesorado que habíamos perdido y estabilizar" su situación, señalando que se ha creado "un número importante de cátedras" y se inició una "lucha contra la precariedad", cambiando la figura de sustituto interino por ayudante doctor, con 150 plazas convocadas este año. Asimismo, indicó que también este año comenzará un plan de profesores asociados, que permitirá que esos profesionales que trabajan también fuera de la universidad y que se han seguido formando y tienen acreditaciones se puedan incorporar, "porque no podemos perder ese talento que supone un valor". En este mismo sentido, destacó el plan de captación del talento, dirigido fundamentalmente a los que tienen acreditaciones como la Ramón y Cajal para personas que han estado en el extranjero y para incorporar profesores de otras universidades nacionales e internacionales, con el fin de "reforzar la formación". La previsión es 15 o 20 plazas.

Al respecto, Narváez dijo que la UMA "entra directamente a competir en un ámbito en el que no estaba antes", ofreciendo a esos profesores "estabilidad, financiación a través del plan de transferencias y medios para desarrollar una actividad investigadora".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios