Urbanismo amplía el cerco sobre el promotor del hispano-ruso

  • Detecta, a vista de helicóptero, la ejecución de un muro de 45 metros en su finca

Comentarios 3

Los técnicos de la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Málaga siguen estrechando el cerco al promotor del centro hispano-ruso, Vladimir Beniachvili, protagonista de un sinfín de obras ilegales ejecutadas en la ampliación de su vivienda, situada en Pinares de San Antón. Tras más de una década de acciones irregulares, el departamento municipal lleva varios meses intensificando las tareas de vigilancia, control y sanción al promotor, hasta el punto de haber estrangulado los puntos por los que en estos años han accedido a su finca la maquinaria y obreros que han dado forma a una de las mayores, sino la mayor, obra ilegal de la capital de la Costa del Sol.

El listado de intervenciones con las que el promotor ruso ha venido desafiando al Ayuntamiento desde finales de los años 90 parece interminable. La última reseña tuvo lugar a finales del pasado mes de agosto cuando inspectores del organismo municipal comprobaron, a vista de helicóptero, cómo el empresario, a pesar de las numerosas órdenes de paralización y demolición recibidas, estaba ejecutando en la parte baja de la finca un muro de contención de hormigón armado de 45 metros de largo y cuatro metros de alto, valorado en unos 22.000 euros y realizado en un 90%.

Tras comprobar las actuaciones, Urbanismo redactó el enésimo expediente disciplinario que pesa sobre Beniachvili, dado que los trabajos antes mencionados se estaban realizando sin licencia. Conforme a las conclusiones de los inspectores, los camiones y máquinas que participaban en la construcción del citado muro pudieron acceder a la finca por una vía situada en la parte alta de la misma, toda vez que la otra de las entradas posible fue clausurada anteriormente tras el desarrollo de otros trabajos irregulares.

"El precinto de ese acceso se hizo efectivo el pasado lunes por parte de la Policía Local", explicó a este periódico la jefa del Departamento de Disciplina, Teresa Domingo, quien apuntó que el mismo se encuentra a la altura de la calle Halepensis. De este modo, el Consistorio limita a uno, la entrada principal a la casa del promotor, los accesos por los que podría entrar maquinaria para seguir realizando trabajos en la zona.

De otro lado, Urbanismo ha continuado en las últimas semanas con la emisión de multas coercitivas ante la negativa del promotor ruso a demoler lo construido de forma ilegal en la última década y reponer la legalidad alterada tras efectuar sin licencia un importante desmonte de tierra en la zona. Por el primero de los motivos son ya seis las sanciones las que se acumulan, cada una de ellas valoradas en 78.953 euros, mientras que por la segunda razón las notificaciones son cuatro, por 6.600 euros cada una. A ello hay que añadir la desestimación del recurso presentado por el empresario ante una multa de 90.000 euros acordada precisamente por el movimiento de tierra antes mencionado.

La línea de acción del Ayuntamiento, fortalecida desde principios de año, incluye la petición judicial de entrada en domicilio al objeto de efectuar el derribo de todo lo levantado ilegalmente y que incluye, entre otros elementos, dos edificaciones, una de ellas con cafetería, seis apartamentos, entre otros usos, y una segunda con cinco apartamentos dúplex, un gimnasio, saunas, cuatro viviendas más y zona común con una piscina. Por el momento no hay respuesta.

La jefa de Disciplina indicó que en las últimas semanas el promotor, a través de su abogado, ha mostrado su disposición a colaborar y a ejecutar la demolición, para lo que incluso habría contactado con un arquitecto para diseñar un proyecto de actuación. Pero el reciente incumplimiento contradice esa buena intención y hace que en Urbanismo no se dé excesivo crédito a este planteamiento. Este periódico trató de contactar, sin que fuera posible, con el letrado del empresario para conocer su opinión sobre los hechos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios