Urbanismo avanza en recuperar los restos arqueológicos del Thyssen

  • Licita la instalación de climatización y humidificación del sótano El gran escollo sigue siendo el freático, que anega el espacio

La puesta en valor de los restos arqueológicos hallados en el subsuelo durante la construcción del actual Museo Thyssen deberá seguir esperando. A pesar de estar sobre la mesa la integración de los mismos en el sótano del inmueble desde 2008, la operación se topa con un escollo de proporciones elevadas: el nivel freático del agua. Esta circunstancia, que mantiene anegada la parte soterrada del inmueble, es objeto de análisis y estudios desde hace años por parte de los técnicos de la sección de Arqueología de la Gerencia de Urbanismo. Departamento que parece estar en la senda positiva para alcanzar una solución definitiva a este problema, posibilitando de ese modo el secado de los restos.

"El problema principal es que no se puede sellar ni realizar un cierre estanco de ese nivel freático", indicaron fuentes consultadas, que señalaron que una actuación de este tipo tendría consecuencias directas sobre la estabilidad tanto del edificio del museo como de los inmuebles colindantes. Por ello, se trata una alternativa que igualmente permita el secado. "Hay una solución avanzada", indicaron las fuentes, que recordaron que la misma habrá de contar con el visto bueno de la Junta de Andalucía.

Aunque en Urbanismo no se marca un calendario detallado, fuentes del ente sí confían en que sea posible llevar adelante este proyecto "en año o año y medio". Para hacerlo posible, precisaron, "desde Arqueología se van a ir realizando actuaciones". Y una de estas es la que ayer recibió el impulso por parte de Urbanismo. La misma misma consiste en licitar por unos 110.000 euros y seis meses de plazo, la redacción del proyecto y la ejecución de las instalaciones de climatización y humificación del sótano arqueológico del museo.

Este requisito, desde el punto de vista técnico, resulta "indispensable para establecer el sistema de equilibrado que permita controlar los niveles de temperatura y humedad adecuados para garantizar la conservación del yacimiento en las condiciones óptimas para su visita y musealización". A ello se suma el mantenimiento de las pinturas romanas contenidas en el sótano.

De acuerdo con la información recogida en el pliego de condiciones que rige el concurso, el sótano del Museo Thyssen alberga los restos de una domus romana del siglo II con edificaciones reformadas y mantenidas hasta el siglo V. "Sobresale por su importancia una fuente parcialmente exhumada, que alberga una decoración pictórica de alta calidad, cuya importancia se acrecienta al ser el único resto de estas características aparecido en la ciudad".

La integración de estos hallazgos fue objeto de una resolución de la Delegación de Cultural emitida el 12 de mayo de 2008, en la que se dictó el tratamiento que debía darse a los restos aparecidos en el Thyssen. "Disponer la integración de los restos y estructuras de carácter arqueológico ubicadas en el inmueble (…), entendiendo por tal, el mantenimiento y consolidación de las estructuras en el lugar de su descubrimiento que posibilite su observación, contextualización y comprensión".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios