Urbanismo cobrará los 70 millones que restan del convenio de Repsol en suelo

  • Acepta quedarse con dos tercios de la edificabilidad de la parcela ante las dificultades económicas de la promotora, NovaGaliciaBanco · La intención municipal es vender el aprovechamiento para obtener ingresos

Comentarios 3

Las cartas del mayor convenio urbanístico firmado por el Ayuntamiento de Málaga en los últimos seis años, el de los antiguos suelos de Repsol, empiezan a enseñarse. Las prolongadas conversaciones mantenidas hasta la fecha por la Gerencia de Urbanismo y los responsables de NovaGaliciaBanco, actual propietaria de la parcela, han permitido dar a luz un borrador de convenio que modifica sustancialmente las condiciones pactadas en 2006, cuando a cambio de triplicar la edificabilidad de la pastilla, el Consistorio recibía a modo de compensación 82 millones de euros, de los que hasta la fecha sólo ha ingresado 12 millones.

La duda, ahora resuelta, es qué iba a pasar con los restantes 70 millones de euros. Según pudo saber este periódico de varias fuentes consultadas, el acuerdo alcanzado entre las partes implicadas, a falta de rubricarse negro sobre blanco, abre la vía a que la entidad financiera compense al Ayuntamiento la cuantía pendiente de pago no con dinero sino con aprovechamientos urbanísticos dentro del propio sector. Es decir, la firma privada renunciaría a la mayor parte de los derechos edificatorios que tiene en esta parcela y los entregaría a modo de pago al Ayuntamiento.

Conforme a lo negociado, el Consistorio se hará con dos terceras partes del aprovechamiento total fijado en el Plan General de Ordenación Urbanística (PGOU) para este espacio (incluyendo al 10% al que ya de por sí tiene derecho). Lo contemplado en este espacio se traduce en más de 177.050 metros cuadrados de techo, de los que pasarán a manos municipales casi 118.000. Los parámetros marcados actualmente en el planeamiento elevan a 93.212 metros de techo el residencial libre (932 viviendas), casi 40.000 metros de vivienda protegida (399 VPO) y 44.387 metros de techo para uso terciario y empresarial.

El paso siguiente a dar por el Consistorio, abundaron las fuentes, no pasaría necesariamente por ejecutar materialmente dichos aprovechamientos, sino más bien por su venta, vía que le permitiría obtener nuevos ingresos económicos. Fuentes próximas al acuerdo indicaron que desde la Gerencia de Urbanismo ya se están analizando posibles interesados en adquirir estos suelos, a los que podrían sumarse también la parte que seguirá manteniendo la entidad gallega.

El principal escollo con el que se toparía el equipo de gobierno del PP es que el actual escenario económico no permite ser excesivamente halagüeños con el dinero que podría lograrse con este mecanismo. Cabe recordar, por ejemplo, que los datos oficiales manejados por el Ministerio de Fomento constatan un severo desplome del valor del suelo urbano en los últimos años. De acuerdo con esta estadística, el precio medio del metro cuadrado de suelo urbano en Málaga está fijado en este momento en 367 euros, cifra que contrasta con el que tenía en marzo de 2006, que era de 524 euros de media. A pesar de ello, las fuentes destacaron que mediante este mecanismo "se garantiza el cobro" de un acuerdo que, como el resto de los grandes convenios, estaba afectado de lleno por la crisis económica.

Estos son los detalles principales que forman parte del borrador de convenio negociado por las dos partes y del que tuvo conocimiento la Gerencia de Urbanismo a finales de la pasada semana. La previsión, tras varios retrasos en el calendario, es que el documento se formalice la semana próxima.

Este seré el segundo de los dos acuerdos rubricados al albur del nuevo PGOU en allanarse tras más de un año de negociaciones con las promotoras privadas. Antes que el de Repsol se solventó el de Martiricos, en el que las propietarias de la parcela, Inmobiliaria Espacio y Unicaja asumieron el compromiso de compensar al Consistorio con el abono de 7,1 millones de euros (algo más de la mitad de los 11,5 que les resta por pagar) no en metálico sino con la ejecución de obras en el entorno de la zona. El resto serán aportados en cuatro años, a contar desde 2013 hasta 2017.

Y a estos dos hitos hay que sumar un tercero, el de los terrenos de La Térmica, donde no se antoja una fácil resolución a favor del Ayuntamiento. Por el momento, Endesa y el equipo de gobierno del PP mantienen los contactos para tratar de desbloquear un acuerdo que, firmado a mediados de 2008, contemplaba un ingreso de 58 millones de euros en las arcas municipales. Una cuantía que, ya es conocido, no será tal, dado que Urbanismo sí admite la rebaja del dinero por la pérdida de valor que ha tenido el suelo desde que se firmó el documento hasta el momento actual.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios