Urbanismo retira a la propiedad un inmueble que dejó abandonado

  • El dueño de Mariblanca, 12 eludió las demandas para que lo conservase

La Gerencia de Urbanismo se agarra de nuevo a las herramientas que la ley le permite para sacar a subasta pública un inmueble declarado en ruina después de que su propietario ignorase de forma permanente los numerosos apercibimientos remitidos por el Consistorio. La finca, demolida en octubre de 2010 de forma subsidiaria por el Ayuntamiento, se encuentra situada en el número 12 de la calle Mariblanca, y fue objeto de una importante polémica porque el mal estado de la construcción obligó a desalojar a los inquilinos, que durante años denunciaron el deterioro que presentaban las instalaciones.

El objetivo del organismo dirigido por Diego Maldonado, que pasa por aprobar en el Consejo de Administración de este jueves de la declaración de incumplimiento de la función social de la propiedad, busca encontrar un nuevo dueño para la parcela, sobre la que levantar un nuevo inmueble.

El expediente, al que tuvo acceso este periódico, constata cómo desde principios de 2008 son continuas las notificaciones que Urbanismo remitió a la propiedad de Mariblanca, 12, exigiendo la realización de una serie de mejoras en la construcción. Así, por ejemplo, en junio de 2008 se le remite un escrito ordenando "la retirada de elementos sueltos en cubierta, la solución de continuidad a los puntales de la entreplanta de los locales, la colocación de los testigos y seguimiento de las fisuras y vigilancias".

Pero no es el único caso. En noviembre de ese mismo año se ordenó la limpieza del patio y el interior del inmueble, así como la emisión de un informe con el que certificar la estabilidad de la estructura; en junio de 2009, "tras comprobar que las obras ordenadas no han sido realizadas ni presentado el informe de Inspección Técnica de la Edificación (ITE)", se abrió un expediente de ruina, que es formalmente declarada en agosto de 2010, después de que Bomberos informase de la caída de un muro lateral y de que la Policía Local tuviese que cortar la calle por el riesgo de derrumbamiento.

La acción prevista para Mariblanca, 12, tiene un precedente que pone en duda la efectividad de la iniciativa: Mariscal, 2 y 4. Éste fue el primer intento de la Gerencia de Urbanismo de cambiar la propiedad del inmueble a través de su venta en subasta pública. Sin embargo, la misma quedó en nada tras dos intentos consecutivos, en los que el procedimiento no recibió una sola oferta dado lo elevado de la cifra que se reclamaba, 2,4 millones de euros. Queda la duda de si la solución ahora diseñada para Mariblanca tendrá mejor resultado en el actual escenario de crisis.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios