El acusado de la muerte de un vigilante niega haber delatado a un abogado

  • El letrado, acusado de inducir el crimen, afirma que se han negado pruebas a su favor

El hombre acusado de ser el autor material del crimen que, en noviembre de 2004, costó la vida al vigilante de las obras del complejo Lomas Golf de Rincón de la Victoria rechazó ayer su implicación en el crimen y atribuyó a supuestas manipulaciones de la Guardia Civil sus declaraciones previas en el juzgado de instrucción, en las que implicaba en el asunto al abogado Martín Eliseo R. El imputado, Yuneo L. negó que él jamás hubiera señalado al letrado como inductor del crimen. Relató que tras ocurrir la muerte violenta de José Antonio O. acudió al despacho de Martín Eliseo, en aquellas fechas su abogado, y que se estaba "metiendo una raya" de cocaína cuando el otro hizo un gesto con la mano. Pero ese ademán no significaba que él hubiera sido inductor del crimen. "A lo mejor sólo decía que me la estaba metiendo bien", dijo en alusión al consumo de droga de aquella tarde.

Tampoco precisó por qué el abogado entregó dinero a su madre cuando él estaba en la cárcel. El fiscal cree que de esa forma le hacía llegar dinero para comprar su silencio. El acusado, sin embargo, aludió a las deudas de su antiguo empleador y a una posible ayuda del abogado a su madre cuando él ya estaba preso. Junto a Yuneo L. y Martín Eliseo R. están acusados por este crimen como inductores de asesinato José María H. y Luis F. Los cuatro son juzgados por un tribunal popular que a lo largo de la mañana de ayer asistió a la puesta en escena del abogado acusado, un hombre que ayer hacía gala de su costumbre de hablar en los estrados y que se dirigía a los miembros del tribunal popular en tono desenvuelto para asegurar que se habían denegado pruebas demostrativas de su inocencia.

La principal a la que hizo referencia fue el tráfico de su teléfono móvil y las antena de telefonía que le prestaban servicio y que podrían demostrar que no estaba en el lugar de los hechos. El fiscal, no obstante, arremetió contra esta insinuación al asegurar que un teléfono no es como un chip localizador de animales domésticos, puesto que sólo podría informar dónde podría estar el aparato, no dónde se encontraba él.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios