Adolfo moreno. Delegado provincial de la consejería de medio ambiente

"A estas alturas debemos aprender que el agua no se puede tirar ni perder "

  • El delegado de Medio Ambiente admite que las lluvias les han dado "un respiro", pero defiende la acción de su departamento: "No hemos dejado de hacer cosas", dice

Adolfo Moreno, en su despacho de la Delegación de Medio Ambiente. Adolfo Moreno, en su despacho de la Delegación de Medio Ambiente.

Adolfo Moreno, en su despacho de la Delegación de Medio Ambiente. / fotografías: javier albiñana

Adolfo Moreno lleva tres años al frente de la Delegación de Medio Ambiente en Málaga. Pese a las críticas de los sectores que reclaman más inversiones a la Junta de Andalucía, asegura que su administración sigue actuando para preparar a la provincia ante una nueva situación de sequía y reclama sacar el problema del agua de la pelea política.

-Se ha pasado de anunciar un decreto de sequía a aplazarlo tras las lluvias ¿Cómo está la situación en este momento?

-La situación ha mejorado en toda la provincia pero unos sistemas están mejor que otros. El de la Axarquía todavía está menos robusto a la hora de afrontar el verano que se nos presenta. En el último comité de gestión de esta zona hicimos las dotaciones al riego para los meses de abril y mayo, y se dieron las mismas que el año pasado; 1,5 hectómetros cúbicos en abril y 2 en mayo, nunca superar esas cifras. Todo lo que sea gastar menos de esas cantidades quedaría en reserva para los meses de más calor y en los que pueden necesitar mas agua. Nos volveremos a reunir a finales de mayo, y se verá si el embalse ha seguido teniendo aportaciones como hasta el momento y se estudiarán las dotaciones que podemos garantizar para los meses de verano y hasta el final del año hidrológico.

-En la zona occidental no hay problema de agua.

-En esa zona el embalse de la Concepción está por encima del 90%, por tanto está lleno salvo la zona de resguardo que hay que dejar vacía por si se produce cualquier lluvia, sobre todo en primavera. Si hiciera falta un desembales, se haría y de momento ha habido uno. Vamos a poder afrontar un verano con el turismo que viene a la costa occidental, a priori, sin ningún tipo de problemas. En el Guadalhorce la situación se encuentra bastante mejor, y los riegos de esta zona no van a sufrir ningún tipo de restricciones en la campaña de verano que se inicia el 1 de mayo y que durará hasta finales de septiembre. Los regantes llevan unos cuantos años siendo conscientes de la carencia de agua y están consumiendo menos. Habría que destacar la colaboración que están teniendo con ese ahorro de consumo y felicitarles porque la colaboración de todos es imprescindible en estos tiempos.

-¿En algún momento se planteó la Junta restricciones al consumo humano en el decreto de sequía?

-No es que se plantearan o no las restricciones, sino que dependiendo de cómo evolucionara la situación de cada sistema se entraba o no en sequía y eso llevaba aparejado una serie de medidas. Cabía la posibilidad de que se hicieran restricciones, no muy fuertes, a lo mejor del 10% en usos no de abastecimiento de personas propiamente dicho sino en otros usos que los ayuntamientos tienen como el riego de jardines, llenado de piscinas, usos en los que había que ahorrar agua porque la situación era bastante comprometida.

-¿Hasta cuándo tenemos agua garantizada si no llueve más?

-En la Axarquía, teniendo en cuenta que se pondrán a disposición del sistema el agua de los pozos del Chillar y con la cantidad de agua almacenada ahora tenemos garantía para dos años. En el Guadalhorce también para dos años y la Concepción es el que tiene menos robustez porque la capacidad de almacenaje es muy pequeña. Se trata de un embalse anual y además con lo que almacena no es suficiente para todo el territorio que abastece. Por lo tanto si en las últimas tres o cuatro semanas lloviendo, el embalse se ha llenado por completo, la primera obra imprescindible que hay que hacer es el recrecimiento del embalse. Tarda unos años en ejecutarse, por lo tanto no hay que demorar más en el tiempo el inicio de esta obra.

-El alcalde de Alhaurín de la Torre acusó a la Junta de encomendarse a los santos, de rezar para que llueva en lugar de afrontar inversiones. ¿Qué le parece?

-Precisamente no soy yo el que reza mucho a los santos. Me gusta más actuar que rezar y no sé qué hará él. Nosotros estamos haciendo continuamente actuaciones. Las empezamos en esta situación crítica de pre sequía porque estábamos ya elaborando el decreto, pero una vez ya que las lluvias nos han dado un respiro, no paramos de seguir haciendo lo que teníamos previsto. Se trata de actuaciones en la zona oriental, que son fundamentalmente los sondeos del Chillar, donde la inversión va a superar los 3 millones de euros. Además estamos revisando todas las conducciones y se han visto algunas deficiencias que se están arreglando para que tengamos las mejores condiciones de transporte tanto ahora, que la cosa ha mejorado, como en el caso de que no continuasen las lluvias y nos viéramos en situación comprometida. En la zona occidental estamos poniendo en funcionamiento muchas infraestructuras que no eran necesarias en condiciones normales y se previeron para la situación de sequía y se están arreglando todas ellas. Además se reforzará la situación con la puesta en funcionamiento de más pozos en la zona del Pinar del Rey, el arreglo de la EDAR de Arenillas, algunas conducciones que mejorasen también la capacidad de traer más agua desde esta zona occidental donde más llueve, hasta la oriental. No dejamos de hacer actuaciones para estar en mejor situación en el caso de que la situación de sequía, que también parece cíclica, volviese. Estamos para responder mejor.

-Los alcaldes del valle Guadalhorce piden a la Junta una conexión con el sistema de los pantanos para no depender de los pozos ¿está prevista esa obra?

-Municipios como Cártama, Alhaurín de la Torre, Coín, Álora, o Pizarra, cada uno se abastece con sus propios sondeos de aguas subterráneas. A mi me consta, porque hemos tenido varias reuniones, de que por ejemplo en Alhaurín de la Torre no hay ningún problema de abastecimiento; ni lo habido ni lo hay. Con sus recursos propios no tienen problemas para afrontar incluso situaciones de sequía. El alcalde no está planteando problemas de desabastecimiento sino de crecimiento y esa es una cuestión distinta. No obstante, sí hay un convenio entre la Junta y los alcaldes del valle, un convenio del 2006, donde lo primero que se vio es que era necesaria la creación de un ente supramunicipal como ocurre con el caso de la aglomeración de la depuradora, un ente que vaya a gestionar el abastecimiento de agua en estos sitios. Hasta que no exista este ente la administración autonómica no puede actuar. Podemos prever una serie de obras necesarias y luego entregarlas pero sería al ente, que aún no se ha creado. Son los ayuntamientos los que deben crearlo y lo saben. Puede ser con el que actualmente existe en el sistema o con otro y no podemos decirles si lo deben hacer con el actual, Emasa, con una ampliación de éste o con otro. Hasta que no den ese paso no podemos actuar porque la Ley no nos lo permite.

-Y una vez creado ¿La Junta haría la tubería de conexión?

-Tendremos que ver y estudiar cuáles son las infraestructuras necesarias y una vez que se sepa, ver las posibilidades de financiación, si solo la Junta o con el Estado o con los ayuntamientos. La Junta intervendría pero primero se debe crear ese ente.

-Antes comentaba que ampliar el vaso de la presa de la Concepción, que corresponde al Estado, sería la obra más urgente, pero cuál es la más importante que tiene pendiente la Junta?

-Hombre, la más importante es lo que estamos haciendo, lo inmediato, las actuaciones coyunturales necesarias para poner ahora mismo en óptimo funcionamiento todas las infraestructuras que tenemos, de manera que si se produjese en el corto tiempo una nueva situación de sequía podamos responder con mucha más robustez. Tener los sondeos al día, e incrementarlos, tener las infraestructuras en perfecto funcionamiento para poder hacer los movimientos de agua desde los lugares donde más existe a donde menos y poder hacerlo desde el minuto uno. A partir de ahí, evidentemente, deberemos empezar a hacer todas las obras que están recogidas en el vigente Plan Hidrológico, que tenemos que hacer la Junta, el Gobierno de la nación y las administraciones locales. Tenemos en el actual marco las que deben terminar en 2021, que son las que estamos haciendo, y luego para el periodo 2021-2027, a medio plazo, ya estamos haciendo los proyectos para esas obras, que serían para ampliar las conexiones entre los distintos sistemas y poder pasar el agua de un extremo a otro de la provincia.

-¿Se ha aprendido algo de esta situación de alerta?

-Yo creo que de cada situación todos debemos aprender y se saca algo positivo. Hay muchos colectivos, fundamentalmente el de regantes, que asumen muchas de las cosas que les habíamos dicho en estos tres años. Porque para tener garantías de todas las plantaciones que tenemos, y en situaciones críticas, es fundamental poner en funcionamiento todas las aguas de distintos orígenes y fundamentalmente utilizar las aguas regeneradas de las distintas Estaciones Depuradoras (EDAR). En la zona oriental no se está usando ningún agua residual y los regantes ya, después de muchos debates, han visto que es mucho el caudal que se está desperdiciando en los riegos de la Axarquía. La Junta debe hacer muchas más cosas pero ellos también saben que deben colaborar y que esa no es un agua mala para el riego, que se está utilizando en muchos sitios. Y aquí es fundamental para garantizar las demandas que tenemos.

-¿Qué estaciones se van a poner en marcha para ese riego?

-La Estación Depuradora de Vélez y la de Algarrobo.

-¿Las financia la Junta?

-Ese sistema terciario ya lo teníamos construido, pero no estaba en funcionamiento. Ahora se están evaluando los costes que tendría no ya el terciario, que está hecho y se les entregaría a los regates sin ningún tipo de contrapartida. Ellos tendrán que hacer las infraestructuras necesarias que conduzcan ese agua regenerada hacia embalses donde puedan acumularla y distribuirla para el riego. Es un coste en el que la Consejería de Agricultura puede colaborar con parte de la financiación.

-Por las viejas canalizaciones del Guadalhorce se denuncia que se pierde mucha agua. ¿Qué se puede hacer?

-Esa es otra obra contemplada dentro del plan Hidrológico y de interés general del Estado, y desde la Junta, viendo la situación en que se encuentra, hemos asumido parte de la obra y lo seguiremos asumiendo. No se puede permitir, y menos ahora, que haya pérdidas en la red de agua y en la medida de nuestras posibilidades vamos a atajarlas pero también queremos instar al Estado y a los regates y ayuntamientos, para que controlen las pérdidas de agua en las redes. A estas alturas todos debemos aprender que no se puede perder agua ni tirar agua.

-¿Se va a retomar el proyecto del azud del río Grande?

-Sabemos hace tiempo que había un proyecto de un embalse o sistema de regulación en el río Grande, pero los ayuntamientos de la zona y grupos ecologistas instaron a la Junta para que transmitiese al Gobierno central que se paralizara. Esa obra se paralizó a instancias de los ayuntamientos de la comarca y grupos ecologistas. Que se vuelva a retomar esa posibilidad para construir el embalse que regule el agua del río Grande es otra de las solicitudes que se están haciendo ahora y estamos dispuestos a estudiarla, pero hemos perdido mucho tiempo con esta actuación.

-¿Después de estos meses de incertidumbre ¿será posible un acuerdo con el Gobierno para empezar ya las obras más urgentes?

-Yo creo que lo hemos escuchado todos de boca de la presidenta de la Junta y del consejero de Medio Ambiente. que cuestiones de la importancia del abastecimiento o también del regadío deberían ser una cuestión general y de Estado y fuera de toda confrontación política. Que nos pongamos en la misma mesa las tres administraciones y se haga un análisis de la situación real y de las medidas que hay que tomar, con una planificación, que es tan importante como las obras. Poner unos tiempos y competencias ya lo hizo hace poco el consejero con la ministra de Agricultura en cuestión de depuración. Ese ejemplo se podría aplicar al abastecimiento y seguramente daría buenos resultados. Hablamos del recrecimiento de la Concepción y no quisiera olvidar algo muy importante para esta provincia; que las garantías las dan los sistemas regulados y los municipios de la zona norte de la provincia no tienen garantías. Ya son muchos los veranos con restricciones de agua y ahora llegamos a otro que, aunque se hayan llenado los acuíferos, no sabemos lo que nos encontraremos. La conexión de estos municipios al embalse de Iznájar (Córdoba)) es fundamental y también es urgente. Esa debería ser otra de las obras que el Gobierno debiera asumir, ya que en este caso se le ha ofrecido la cofinanciación de la Junta de Andalucía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios