Cuando los alumnos pagan el pato

  • Las tensas relaciones entre el Ayuntamiento de Benamocarra y la Junta llevan a los estudiantes del instituto a unas aulas prefabricadas en Torre del Mar · Los padres critican el comportamiento de las administraciones

Comentarios 2

El conflicto abierto que el Ayuntamiento de Benamocarra y la Junta de Andalucía mantienen desde antes de que se construyera el IES La Maroma ha salpicado de lleno a los alumnos. Los padres, desesperados tras el precinto del centro educativo, hablan de "sin sentido" y catalogan lo ocurrido como "esperpéntico". De hecho, ayer sólo 15 de los 200 jóvenes matriculados en este instituto acudieron sus clases en las aulas prefabricadas que la Consejería de Educación ha instalado en el IES Joaquín Lobato, situado en Torre del Mar.

El tira y afloja entre ambas administraciones se acrecentó en plena Navidad cuando el Ente Público de Infraestructuras y Servicios Educativos inició las obras en la escollera que rodea el edificio. El Ayuntamiento decidió entonces paralizar los trabajos y decretar su precinto alegando la "seguridad" del personal. La propuesta era que a la vuelta de las fiestas los estudiantes se acoplarían en horario de tarde en los colegios de la zona, aunque un juez acabó por dar la razón al organismo autonómico y suspender el cierre. El 10 de enero pasado, el mismo juzgado volvió a autorizar al Ayuntamiento a clausurar las dependencias tras estudiar los informes del arquitecto municipal, del ingeniero de Caminos y del Consorcio Provincial de Bomberos que alertaban de posibles deficiencias estructurales en el interior del edificio, en las instalaciones eléctricas y de protección contra incendios, así como supuestas irregularidades en la recepción y ocupación de la obra y a la inexistencia de la licencia de primera ocupación.

Unos extremos que no comparte la Junta, que recalca que las únicas obras que requería el centro eran el arreglo de la escollera que rodea el inmueble. Ante el cierre autorizado, la respuesta de Educación fue instalar cinco módulos prefabricados en el IES Joaquín Lobato de Torre del Mar para los 200 alumnos del instituto de Benamocarra. Mientras, los padres se organizaron el fin de semana para evitar el precinto y que, finalmente, tuvo lugar alrededor de la 7:00 del domingo.

La mayoría de los padres, que ayer optaron por dejar a sus hijos en casa, reconocen que se encuentran "desquiciados" y sus hijos "afectados psicológicamente". "Entendemos que en nuestro instituto hay un problema que viene de atrás, desde que empezó a funcionar. Ese problema lo originó la administración, y es ella, la que tiene que solucionarlo ya", exigió en un comunicado el AMPA del IES La Maroma, que viajó, en tres autobuses, hasta la Delegación provincial de Educación para protestar por la situación.

"La administración construyó el centro y ahora lo precinta y nos quiere llevar a unas aulas tercermundistas, abandonando nuestro querido instituto, y dejándole de dar uso a unas instalaciones excelentes", denuncian los padres afectados, que creen que "no están velando por el bienestar de sus ciudadanos; están dando un pésimo ejemplo a nuestros hijos". Por ello, exigieron que la Junta, "de una vez por todas y en la mayor brevedad, solvente el problema que generó ella misma en su momento, y que hasta ahora no ha querido solucionar".

Mientras, para el equipo de gobierno de Benamocarra, "desde el PSOE se les está incitando a que mantengan una actitud rebelde contra el Ayuntamiento y no lleven a sus hijos al IES Joaquín Lobato de Torre del Mar". Según denunciaron, "se está politizando la web del instituto", en la que aparece un texto en el que se informa de que "tras la decisión unilateral del Ayuntamiento de precintar el instituto, debido a la pretendida falta de seguridad del mismo, desde aquí nos solidarizarnos con los padres, madres y, sobre todo, con el alumnado del instituto del IES La Maroma". Asimismo, se avisa de los horarios del transporte escolar para todos los estudiantes de Almáchar, El Borge, Iznate y Benamocarra.

De otro lado, el Ayuntamiento denunció ayer ante la Guardia Civil que un grupo de 80 personas irrumpió en las dependencias municipales, "increpando, profiriendo insultos y ocupando el despacho del arquitecto municipal al que amenazaron y obligaron a permanecer en su interior por espacio de una hora y media". Un grupo del que, según el Ayuntamiento, formaba parte el alcalde de Iznate, "destacado militante del PSOE de Benamocarra".

Desde la Consejería de Educación anunciaron que los servicios jurídicos estudian el caso y no descartan recurrir a los tribunales para que se levante el precinto, ya que en el anterior recurso sólo aludieron a las obras que se estaban desarrollando en la escollera y no presentaron los informes de los técnicos sobre el estado "de seguridad" en el interior del instituto.

80

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios