El 'año de la recuperación' arranca con otra avalancha de parados

  • El primer trimestre de 2011 ha traído consigo 7.544 desempleados más frente a los 4.937 de los tres primeros meses del año pasado · Ridículo descenso en el sector servicios pese a la llegada de la Semana Santa

No hay manera. El paro no deja de subir en la provincia pese a que se le pongan todos los paños fríos posibles a la economía local y, mientras tanto, la temperatura del paciente vuelve a estar por las nubes. Se esperaba que el 2011 fuera el año del inicio de la recuperación y, por ahora, está ocurriendo todo lo contrario. En los tres primeros meses del presente ejercicio se han sumado 7.544 personas más a las listas del desempleo mientras que en el primer trimestre de 2010 -un año pésimo- fueron 4.937. En total, Málaga tiene 191.257 personas apuntadas al paro, la mayor cifra de todos los tiempos. De hecho, mantiene el triste récord de ser la provincia española donde más ha crecido el desempleo durante el último año.

¿Cuándo llegará el punto de inflexión? Nadie lo sabe y, mes tras mes, la situación se vuelve cada vez más difícil de superar. Había la esperanza de que marzo, dada la proximidad de la Semana Santa, fuera un buen mes para el empleo. Al menos que descendiera. Sin embargo, no ha sido así. El Ministerio de Trabajo hizo públicos ayer los datos oficiales y éstos señalan que el paro creció en la provincia en marzo en 621 personas, un 0,33% más que el mes anterior.

En el sector servicios, como era de esperar, ha bajado el número de personas apuntadas a las oficinas del Servicio Andaluz de Empleo (SAE) pero en un volumen claramente insuficiente. En la principal máquina del turismo y la hostelería apenas ha caído el desempleo en 19 personas. Hay dos posibles explicaciones: o los empresarios no van a realizar nuevas contrataciones para la Semana Santa o van a efectuar los contratos ya en el mismo mes de abril para ahorrar el mayor coste posible.

El paro también cayó en la construcción (solo 99 personas) y se incrementó ligeramente en la industria y en la agricultura. El causante, por tanto, de que volviera a haber más parados en marzo fue el colectivo de personas sin un empleo anterior, un grupo en el que suelen entrar jóvenes, amas de casa e inmigrantes que intentan encontrar un trabajo para echar una mano en casa.

Las reacciones entre las organizaciones sindicales y la patronal no se han hecho esperar, aunque tampoco fueron originales ya que las críticas de unos y otros se llevan repitiendo meses. CCOO y UGT advirtieron a través de sendos comunicados de prensa que la temporalidad sigue siendo alta y criticaron el aumento registrado en el desempleo en los jóvenes menores de 25 años, que en marzo de este año ha alcanzado las 21.120 personas, afectando más a los hombres que a las mujeres. Desde CCOO y UGT aseguran que estos datos son consecuencia de la reforma laboral, la cual "no sólo no ha generado empleo sino que no está evitando la destrucción del mismo", según explicó la secretaria de Empleo y Acción Sindical de UGT Málaga, María Auxiliadora Jiménez, quien apostilló que "es necesario un cambio de orientación de las políticas tanto nacionales como europeas". "Pretender salir de la crisis con las mismas fórmulas o recetas que la iniciaron no sólo van a provocar, como de hecho está sucediendo, el alargamiento de ésta, sino una mayor dureza y precarización en el mundo del trabajo", aseveró tajante Jiménez, coincidiendo, en este sentido, con el secretario provincial de CCOO, Antonio Herrera, quien destacó que la reforma laboral es "un fracaso rotundo".

En este sentido, los representantes sindicales han vuelto a exigir políticas progresistas que apuesten "decididamente y sin fisuras por el estado de bienestar y por el empleo con derechos, sabedores de que ello redundará en la creación de empleo y en una sociedad más justa".

Desde la Confederación de Empresarios de Málaga (CEM) indicaron, por su parte, que esta situación "refuerza la necesidad de acometer medidas eficaces" de modernización y reforma del mercado de trabajo, así como de apoyo a las pequeñas y medianas empresas (pymes), autónomos y emprendedores, con el objetivo de reducir el desempleo estructural con carácter permanente y de mejorar la empleabilidad de aquellos colectivos más expuestos ante el desempleo. A la vista de los datos, la patronal expresó su "preocupación por la difícil situación de las familias, pymes y autónomos malagueños", al tiempo que incidieron en la necesidad de "avanzar en la flexibilidad interna de las empresas" y en apostar por la formación continua de los trabajadores como "herramientas de adaptación y superación de las dificultades generadas por el actual entorno socieconómico".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios