Con 26 años ya dirige dos empresas

  • Adrián Moreno crea un portal de empleo que tiene 20.000 usuarios

Empezó a tocar el piano de niño y su padre, para animarle, le dijo que le daría 100 pesetas por cada canción que aprendiera. Al mes ya se sabía un centenar, por lo que desplumó a su progenitor. "Siempre he sido muy pesetero", dice entre risas Adrián Moreno, un joven malagueño que tiene las cosas muy claras y que es un emprendedor nato. Con solo 26 años ya dirige dos empresas, siendo la última un portal de empleo llamado quesabeshacer.com que, según asegura, ya tiene 20.000 clientes en solo un año.

Moreno estudió Ingeniería Técnica Informática en la Universidad de Málaga, compaginándolo con la carrera de piano, y se fue a hacer una beca Erasmus a Finlandia "porque era el país rey de las nuevas tecnologías". Allí hizo varios cursos sobre internet, diseño web o redes informáticas. A los 18 años, cuando la mayoría de los jóvenes aún no saben qué quieren hacer con su vida, Moreno creó su primera empresa. Era Sigmaweb y está especializada en diseño web. Ocho años después sigue activa.

Este tipo de emprendedores suelen ser, como dice el saber popular, culillos de mal asiento, y en los dos últimos años ya estaba barruntando hacer algún proyecto nuevo. Pensó en una empresa de alquiler de viviendas on line, pero no salió. Lejos de desanimarse, se puso a buscar otra idea. "Vi que tenía muchos familiares y amigos en el paro y pensé que podría ayudarles si creaba un portal de empleo", comenta.

Se le ocurrió en diciembre de 2012 y, tras apenas tres meses de trabajo, en febrero del año pasado ya tenía la página operativa. Este joven señala que se buscó como socio a un cliente de su primera empresa, que ahora es también amigo, y que hace unos meses entró un tercer socio, un empresario europeo con experiencia en tecnología ya que el objetivo es arrancar en más países.

Ya hay varios portales de empleo y con un volumen mucho mayor. Para hacerse un hueco, esta empresa malagueña ha intentado darle la vuelta a la tortilla, es decir, los clientes no ven las ofertas de empleo sino que cuelgan sus currículos y espera a que las empresas les llamen. En ese currículo, en el que se incluyen vídeos, no se trata de poner solo la formación o experiencia profesional, sino también características personales que hagan que puedas resultar atractivo en un proceso de selección.

"Hay que partir de la base de tener formación y experiencia, pero además es importante tener un punto humano, actitud y ganas de comerse el mundo en lugar de tantatitulitis", afirma Moreno.

Este año se marcan como reto alcanzar los 100.000 usuarios -cobran tarifas de dos, tres y cinco euros al mes-. No será fácil pues es quintuplicar su volumen de clientes en un solo año, pero tampoco el padre de Adrián Moreno pensaba que se aprendería 100 canciones en un mes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios