Unos atracadores roban un coche con un niño dentro y lo abandonan después

  • Al intentar huir, no encontraban su vehículo y robaron el de una mujer con su hijo

Los recientes casos ocurridos en el territorio nacional dispararon las alarmas. Los primeros indicios apuntaban a que se había producido un nuevo intento de secuestro de un menor en Málaga, pero no todo es lo que parece. Unos atracadores protagonizaron un rocambolesco suceso a última hora de la tarde de ayer al robar a punta de pistola un coche en los aparcamientos de un gran superficie en cuyo interior había un niño. Cuando los delincuentes se percataron de la presencia del menor, abandonaron el vehículo y emprendieron la huida en otro que habían aparcado en las proximidades. La madre del chico aseguró que los ladrones, que se hicieron con un botín de 4.000 euros, habían intentado raptar a su hijo, aunque la Policía Nacional rápidamente descartó esta posibilidad.

Los hechos ocurrieron a última hora de la tarde de ayer en los aparcamientos del supermercado Makro de la Avenida de Velázquez. Según informaron fuentes de la Policía Nacional, un grupo de delincuentes que portaban armas de fuego perpetraron un atraco con el que consiguieron un botín de unos 4.000 euros y después emprendieron la huida.

Cuando salieron al exterior no localizaban el vehículo en el que habían llegado y detuvieron un turismo en el que viajaban una mujer y su hijo, que estaba sentado en la parte trasera. Los ladrones la encañonaron, la sacaron por la fuerza del coche, se montaron en él y emprendieron la huida a gran velocidad.

Las citadas fuentes señalaron que los delincuentes se percataron segundos después de la presencia del menor, por lo que detuvieron la marcha y abandonaron el vehículo a pie. Posteriormente, localizaron su turismo, en el que reemprendieron su escapada.

Diversas patrullas policiales se desplazaron con rapidez al lugar y comenzaron a recabar datos de lo sucedido. Lo primero era obtener información de las características del turismo en el que huyeron los ladrones y comunicarlo a las otras patrullas para que tratasen de interceptarlo. Los testigos del suceso proporcionaron la matrícula y demás elementos identificativos, tanto del coche como de los autores del cuantioso atraco.

Una vez terminada esta labor, se entrevistaron con la madre del niño, que se encontraba bien. Ésta aseguraba que habían tratado de secuestrarlo, pero la reconstrucción de los hechos que realizaron los agentes descartó rápidamente esta posibilidad. Las citadas fuentes achacaron lo sucedido a una serie de desdichadas consecuencias, informaron las fuentes consultadas, que justificaron la reacción de la mujer en base al estado de psicosis colectiva que se vive entre las madres y abuelas del país tras el caso de la niña onubense de cinco años Mari Luz.

El turismo en el que finalmente huyeron los delincuentes, un Ford Focus, había sido alquilado en un rent a car de Jávea (Alicante), probablemente utilizando documentación falsa.

Al cierre de esta edición no había trascendido si se había producido alguna detención por estos hechos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios