Los bosques de Málaga absorben menos de la mitad de la contaminación

  • La masa forestal de la provincia fija cada año 945.000 toneladas de gases de efecto invernadero, lo que supone un 45% del total de emisiones · El tráfico es el mayor foco contaminante

Los bosques malagueños sólo son capaces de absorber algo menos de la mitad de los gases de efecto invernadero que se emiten a la atmósfera en la provincia. La masa forestal de Málaga que actúa como sumidero natural puede fijar unas 945.000 toneladas de dióxido de carbono (CO2), o lo que es lo mismo, alrededor de un 45 por ciento del total de las emisiones contaminantes que se producen al año.

Como ejemplo, los montes de la provincia pueden llegar a absorber todas las emisiones que generan las 15 empresas malagueñas sujetas al Protocolo de Kioto y que emiten cada año 822.740 toneladas de los gases responsables del calentamiento global del Planeta.

Pero el sector de la industria solamente representa un tercio de la contaminación que se emite en Málaga anualmente. El tráfico, en cambio, es el mayor foco contaminante debido a que el parque automovilístico de la provincia no para de crecer y ya supera el millón de vehículos.

El delegado provincial de Medio Ambiente, Ignacio Trillo, aseguró que las emisiones de gases causantes del cambio climático que proceden de la movilidad privada y de los modos de vida domésticos hacen que "la situación entre la vegetación existente y la contaminación sea deficitaria" en la provincia. Y es que se estima que para contrarrestar el CO2 que produce una familia media malagueña serían necesarios 30 árboles adultos.

Los restos vegetales depositados en el suelo son los que mayor capacidad de fijación tienen al evitar que lleguen a la atmósfera 495.000 toneladas de CO2 cada año, mientras que la masa forestal es capaz de absorber unas 300.000 toneladas de estos gases. Le siguen el matorral y la masa arbolada capaces de fijar 130.000 y 20.000 toneladas anuales, respectivamente.

Estos datos se extraen del primer inventario de sumideros de dióxido de carbono de Andalucía que ha elaborado el Gobierno andaluz y que se presentó ayer. Pero la Consejería de Medio Ambiente ya ha comenzado a trabajar en el segundo, en el que se incluirá también la capacidad del suelo para absorber el carbono y de la materia orgánica en los bosques ante la amenaza del cambio climático.

Sus efectos ya han comenzado a percibirse en los montes mediterráneos donde, por ejemplo, la supervivencia de los anfibios está en peligro debido al progresivo aumento de las temperaturas en las últimas décadas. Además, el director general del Medio Natural de la Consejería de Medio Ambiente, José Guirado, alerta de que se ha producido una caída en la producción del pino piñonero y el cambio en el comportamiento de algunos mamíferos como la cabra montés o la nutria por el abandono del uso del medio.

Éste es uno de los temas que ha centrado el encuentro internacional sobre el bosque mediterráneo y el cambio climático, que se celebra en Málaga desde el lunes y que finaliza hoy, en el que participan expertos de once países.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios