El campo genera 1.235 empleos en dos años por la crisis en la construcción

  • La agricultura da trabajo en la provincia a 38.267 personas y el sector pide su modernización · La Diputación apoya un proyecto para regularizar a los regantes

Mientras que en la mayoría de los sectores productivos la tasa de desempleo no para de crecer, en el campo se jactan de haber logrado un repunte en la creación de empleo en los últimos dos años. La crisis económica ha empujado a muchos parados, la mayor parte venidos del sector de la construcción, a recurrir a la agricultura y ganadería como forma de sustento.

Sólo en la provincia de Málaga han sido 1.245 los nuevos puestos de trabajo que se han creado desde que se agudizó la crisis en el sector del ladrillo. Si en 2007 eran 37.032 las personas contratadas en el campo malagueño, el año pasado cerró con un total de 38.267 trabajadores.

Un dato, que según indicó ayer el diputado provincial de Medio Ambiente, Miguel Esteban, pone de manifiesto la necesidad de que las administraciones apoyen económicamente al sector agrícola y ganadero de la provincia "porque tiene que ser modernizado para que pueda seguir siendo competitivo y creando empleo".

Es al menos el objetivo del proyecto que la Diputación Provincial de Málaga está llevando a cabo desde el año pasado con los agricultores de la provincia en colaboración con la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) para regularizar la ¡caótica situación de las comunidades de regantes de la provincia.

Ni siquiera se sabe con exactitud cuántas hay ni cuáles están aún por legalizar. Lo que sí se sabe es que el agua destinada para riego representa más del 75% del total que se consume cada año en la provincia y que las pérdidas por el mal estado general de las canalizaciones supera el 45%.

Según el diputado de Medio Ambiente aún se debe "avanzar mucho" en la modernización de los regadíos de las más de 35.000 hectáreas de cultivo de regadío con las que cuenta la provincia.

El problema es que más del 60% se riega todavía mediante el sistema conocido como a manta o por inundación. Eso supone que cada año hacen falta alrededor de 8.000 metros cúbicos de agua por hectárea, mientras que si se hace por aspersión esa cantidad se reduce a la mitad.

Pero hasta que no se regularicen la totalidad de las comunidades regantes de la provincia, difícilmente se conseguirá. Gracias al convenio que ayer renovaron la Diputación y COAG, en el último año se ha empezado a tramitar la constitución de ocho de ellas y se ha asesorado a más de 800 agricultores para explicarles las exigencias a las que obliga la Ley de Aguas en materia de riego.

El secretario provincial de COAG Málaga, Juan Antonio García, explicó que la labor de concienciación en el sector es "fundamental" para lograr que los regantes se constituyan en comunidades regularizadas porque "la mayoría llevan toda la vida regando de un pozo por los derechos históricos adquiridos". Antes de que acabe 2015, todas deberán cumplir con los requisitos por ley.

75

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios