El deán salva de la cárcel al ladrón que provocó destrozos en la Catedral

El destino del joven que provocó numerosos destrozos en la Catedral de Málaga al intentar asaltarla el año pasado puede haber dado ahora un giro de 360 grados.

El deán de la Catedral, Francisco García Mota, ha decidido perdonar a la única persona que ha atracado el principal templo malagueño, Manuel C. F., un joven de 20 años que se enfrentaba a una pena, según la petición del fiscal, de cuatro de cárcel por este delito. En prisión, precisamente estaba cuando tuvo lugar el juicio en el que consiguió conmutar la condena por un internamiento en la comunidad de los Hermanos de San Juan de Dios, donde aprende un oficio y se somete a una terapia de desintoxicación en Proyecto Hombre, como explicó ayer el propio deán.

Cuando conoció su suerte, el atracador pidió conocer al religioso que, satisfecho, accedió y hoy destaca "la nobleza del muchacho que se ha integrado perfectamente en San Juan de Dios donde reconoce estar muy contento".

Pero la trayectoria de Manuel, antes de este suceso, estaba salpicada de actos delictivos, con antecedentes por malos tratos en el ámbito familiar, robo y hurto de uso de vehículo.

Además, cuando fue detenido en el templo malagueño herido tras dañarse los genitales al intentar atravesar una vidriera, fue trasladado al Hospital Carlos Haya, de donde se escapó, aunque finalmente fue detenido y enviado a prisión.

En el momento en el que ocurrieron los hechos, el religioso explicaba desolado las cuantiosas pérdidas producidas a raíz del asalto. "La capilla de San Rafael está destrozada y, además de la vidriera que data del siglo XIX, se ha roto una urna del siglo XVII y parte del retablo de este habitáculo, del siglo XVIII". La vidriera que se rompió cuando Manuel intentaba acceder al templo es una de las más antiguas y fue fabricada en Alemania. Todos los desperfectos, en los que se incluyeron varios jarrones y un lampadario, fueron valorados en más de 13.000 euros. Pero el disgusto inicial del deán se convirtió en compromiso y hoy, el futuro de Manuel puede ser otro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios