infraestructuras Falta de previsión municipal

Un carril bici con fecha de caducidad

  • La plataforma que se ejecuta en el lateral norte de la Alameda tendrá que ser levantada cuando lleguen las obras del Metro

Comentarios 6

El carril bici que el Ayuntamiento de Málaga está ejecutando desde hace algunas semanas en la Alameda Principal tiene fecha de caducidad. Si bien es cierto que aún no existe una fecha concreta para su entrada en esta avenida, la realidad es que la obra del Metro cercenará por completo esta plataforma reservada a los vehículos de dos ruedas, cuyo trazado coincide en buena medida con la futura zanja del suburbano.

Este extremo fue confirmado por el director del ferrocarril urbano, Enrique Salvo, quien admitió que la "gran mayoría" del recorrido del carril bici en la Alameda "quedará dentro del recinto de obra", extremo que hará que el mismo quede "inoperativo". Este vial pretende hacer posible que cualquier ciudadano interesado pueda ir en bici desde el centro de la ciudad hasta el campus universitario de Teatinos dentro de este mismo año.

"Hay una parte que se verá interferida por el Metro y habrá que reponerla después", expuso Salvo, que recordó que el área de Movilidad, encargada de impulsar la obra del carril bici, tiene conocimiento del proyecto técnico del tramo Guadalmedina-Malagueta, que atraviesa tanto el eje de la Alameda, por el lateral norte, como el Paseo del Parque.

El concejal de Movilidad, Juan Ramón Casero, restó importancia al choque de actuaciones y justificó la actuación municipal de manera clara: "No quiero parar la construcción de carriles bici por una obra futura que no tiene un plazo inmediato". "Porque antes de que llegue ahí la obra del Metro queda mucho por hacer", apostilló, al tiempo que agregó: "No tiene sentido interrumpir unas obras que se pueden hacer, con lo que se podrá atender una demanda creciente".

En ello tiene razón el edil del PP, ya que todos los calendarios inicialmente manejados por los responsables del suburbano se han hecho añicos por el retraso que acumula la construcción del tajo de Callejones del Perchel, donde la aparición de importantes restos arqueológicos ha obligado a modificar los plazos. Hay que recordar que el primer planteamiento del Metro pasaba por iniciar el desvío de los servicios afectados en la Alameda Principal tras Semana Santa, calendario que, tras la presión municipal, se aplazó a cuando finalizase la reposición en superficie del tramo previo, entre Renfe y el edificio de Correos, lo que tendría que suceder justo después de las elecciones del 22 de mayo. Sin embargo, el escollo de los hallazgos arqueológicos hace inviable cumplir este calendario. De hecho, según el propio Salvo, no existe a día de hoy una fecha clara de entrada a la Alameda. En cualquier caso, Casero fue claro al indicar que la rotura del carril bici ahora en marcha será compensada por parte del Metro. "El acuerdo que tenemos es que si se ve afectado sea repuesto", como si se tratase de un servicio afectado más.

A las dudas que se ciernen sobre el momento en que los operarios hagan su entrada en este punto céntrico de la urbe se suma la indefinición respecto a quién asumirá la construcción del último de los tramos. Hay que recordar que la ex consejera de Obras Públicas Concepción Gutiérrez, ante las discrepancias existentes con la concesionaria del proyecto, optó por retirarle al socio privado algunos de los tajos, a fin de sacarlos a adjudicación, tratando con ello de ajustar los costes. Ahora, sin embargo, no se descarta la opción de que esta parte del ramal, cuyo coste se estima en 125 millones de euros y un plazo de 38 meses, sea desarrollada por la unión de empresas encabezada por FCC.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios