El comisario en tiempos de Malaya afirma que la investigación fue seria pese a las dificultades

  • José Gutiérrez Valenzuela declara que la operación resultó un "hito" desde el punto de vista organizativo

El ex comisario de Policía José Gutiérrez Valenzuela, mando policial en Málaga durante el desarrollo de la operación Malaya, ha afirmado que la investigación que permitió desarticular la trama de corrupción fue "seria y rigurosa" pese a "todas las dificultades" y las trabas que hubo, "que fueron muchas".

A falta de unos días para que comience el mayor juicio contra la corrupción en España, con 95 acusados, Gutiérrez Valenzuela ha destacado la relevancia de esta actuación policial, que tuvo una consecuencia sin precedentes en la historia democrática española: la disolución del Ayuntamiento de Marbella.

Con la "satisfacción del deber cumplido", el ex comisario ha subrayado que la investigación resultó un "hito" desde el punto de vista organizativo, ya que se logró la "perfecta coordinación" de los operativos de Policía, la Justicia y Agencia Tributaria.

De la actuación policial y judicial, ha dicho que, a su juicio, fue "la primera vez" que para atajar la corrupción se investigó "de forma sistemática" una institución -el Ayuntamiento de Marbella- que estaba formada por personas elegidas democráticamente y que contaba con "mecanismos de poder" como la Policía Local o los funcionarios municipales, que podían haber "invalidado" el trabajo policial.

"La corrupción estaba ahí" y fue posible abordarla porque hubo un juez -Miguel Ángel Torres- que asumió "el reto" en "íntima conexión" con el fiscal Anticorrupción y la Policía, pese a las dificultades que surgieron "de todo tipo" en la investigación, que arrancó a finales de 2005 y se destapó en marzo de 2006 con la primera fase de detenciones.

Según Gutiérrez, en un momento determinado, el juez sospechó que podía haber "filtraciones" dentro de la Policía que pudieran poner en peligro la investigación, por lo que determinó que el destinatario de la información sobre la investigación fuera el propio Gutiérrez, sospechas del magistrado que se confirmaron en el curso de las pesquisas.

En la actualidad, "de lo que fue aquel equipo policial, no queda prácticamente nada, y lo que se hizo, ahí está", ha manifestado el ex comisario, quien en mayo de 2007 pasó a segunda actividad, mientras que dos de los inspectores del caso solicitaron el traslado a otra unidad por falta de apoyo en la investigación.

La operación Malaya sirvió de "estímulo" y de "hilo" para otras investigaciones en España, ha añadido Gutiérrez, durante cuya jefatura (septiembre de 2004-mayo de 2007) se llevaron a cabo otras actuaciones de calado como Ballena Blanca e Hidalgo contra el blanqueo de capitales, Troya contra la corrupción urbanística o Nilo contra el fraude a través de premios falsos de lotería.

En cuanto a la forma en la que se practicaron las detenciones en el caso Malaya, ha asegurado que se procuraba cuidar la imagen de los afectados y evitar que los medios de comunicación los grabaran, y ha vinculado la trascendencia mediática que tuvieron los arrestos con la "componente de popularidad" que tenían muchos de los implicados en las diligencias.

Ha recalcado que desde el principio "toda la investigación estuvo judicializada", lo que le da "un plus de verosimilitud", y que todas las detenciones se practicaron por orden judicial.

El resultado de ese trabajo está "en manos de la justicia", que debe resolver sobre la situación de los procesados de acuerdo a las pruebas aportadas, ha manifestado el ex comisario, quien tiene "total confianza" en el tribunal como "pilar básico del Estado de Derecho". 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios