El 80% de los consumidores apoyan la libertad horaria de los comercios

  • Una encuesta de la UCE afirma que habría más ventas y empleo La Junta no cambia la zona de afluencia turística

La Unión de Consumidores de Málaga (UCE) echó ayer más leña al fuego en la pugna que tienen desde hace más de dos años el Ayuntamiento de Málaga y la Junta de Andalucía sobre la libertad horaria de los comercios en la capital. Esta asociación, que reconoce que es proclive a la libertad comercial plena, ha realizado una encuesta y, según los resultados que dio a conocer ayer, el 80% de las personas encuestadas se posicionan a favor de una libertad horaria comercial en la capital. Esto quiere decir que cada comercio, independientemente de su tamaño, pueda abrir los días y las horas que quiera, incluyendo los festivos o los domingos.

Según esta encuesta, el 78% de los ciudadanos consideran que esa libertad traería consigo un aumento de las ventas y del empleo, si bien el 53% cree que no tendría influencia alguna sobre el precio final de los productos o servicios.

Entre las preguntas realizadas a los consumidores, el 43% señala que se siente "algo perjudicado" con los horarios comerciales actuales porque tiene dificultad para hacer compras al coincidir con el trabajo. No obstante, un 42% dice que no se siente nada perjudicado, por lo que la situación es pareja. En esta línea, el 56% ve complicado compaginar el horario laboral con el comercial y creen que una ampliación del horario de servicio beneficiaría tanto a los consumidores como a los comerciantes, si bien también apuntan que sería perjudicial para la conciliación familiar de los empleados de estos comercios.

En el trasfondo de esta encuesta está la polémica sobre la delimitación de la zona de gran afluencia turística en Málaga, un distintivo que habilita a los comercios a abrir cuando quieran en unos periodos concretos o durante todo el año. El Ayuntamiento de Málaga pidió en varias ocasiones a la Junta de Andalucía -la institución competente en esta materia- que declarara zona de gran afluencia turística a todo el centro de Málaga y la zona oeste. De esta forma, podrían abrir sus establecimientos las tiendas de más de 300 metros cuadrados los domingos y festivos, siendo una medida que beneficiaría principalmente a los centros comerciales y las cadenas con grandes locales. Los que tienen menos de 300 metros sí tienen libertad horaria plena, aunque muchos propietarios no la ejercitan porque no les sale rentable o para descansar. La Junta de Andalucía le concedió a la capital ese título en 2013, pero solo en la almendra del centro, la Alameda Principal, calle Victoria, Muelle Heredia, el Paseo de Reding, el paseo marítimo Pablo Ruiz Picasso y los muelles 1 y 2. Además solo es efectivo en Semana Santa y en agosto. Se excluían, por tanto, el entorno de El Corte Inglés o el centro comercial Larios, entre otras zonas.

El Ayuntamiento demandó a la Junta alegando que el comercio no solo estaba en el centro; la llegada de turistas, principalmente los cruceristas; que había otros municipios que habían sido declarados zona de gran afluencia turística durante cuatro meses al año; o la posibilidad de que se crearan 1.700 empleos. La Junta de Andalucía no comparte esa visión, ya que entiende que esa libertad horaria perjudica al pequeño comercio. Ratificó esa limitación física y temporal de la zona de gran afluencia turística en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA) el pasado 6 de febrero e incluso amplió su plazo de vigencia hasta 2018, cuando habitualmente se hacía anual. Fuentes de la Junta confirmaron ayer que la consejería de Empleo, Empresa y Comercio, dirigida por el malagueño José Sánchez Maldonado, no tiene previsto ningún cambio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios