"La crisis no merma el espíritu innovador, pero las iniciativas son de menor calado"

  • El Centro Europeo de Empresas e Innovación de Málaga alberga en su incubadora un total de 39 proyectos emprendedores · Simón destaca el impacto de los recortes de ayudas públicas a las energías renovables

-¿Cuáles son las líneas generales de trabajo en Bic Euronova?

-Tenemos varias, una de ellas es la gestión del espacio de incubación y es una línea en la que se trabaja desde que se constituyó el centro. También tenemos otra función de detección de empresas potencialmente de alto crecimiento y de base tecnológica. Y la tercera línea sería el acompañamiento a esas empresas en todos los aspectos, para lo que contamos con una serie de consultores muy cualificados. Además, trabajamos proyectos en común para empresas y damos servicio a las administraciones públicas con respecto a la innovación y la introducción de éstas.

-¿Cuántas empresas alberga la incubadora?

-Son 39, pero es un dato que varía mucho porque las empresas entran y salen del espacio de incubación en función de sus necesidades y crecen o se reducen mientras están con nosotros. Es un número elevado, pero lo cierto es que podríamos tener más, pues la ocupación está ahora mismo al 70%, aunque también depende del crecimiento de las que ya están dentro y del espacio que queda libre.

-¿Y qué tasa de supervivencia tienen las empresas?

-Está en torno al 75%, o sea, que hay otro 25% de empresas que durante el periodo de incubación fracasan, son absorbidas o simplemente no pueden continuar por problemas financieros. De las que sobreviven algunas se convierten en empresas gacela, con un alto nivel de crecimiento, como es el caso de Novasoft o Ingenia. Otras simplemente siguen en el mercado pero no tienen un crecimiento tan espectacular. El 33% de todas las empresas del Parque Tecnológico de Andalucía (PTA) están en Bic Euronova o han pasado por aquí, lo cual es un dato importante.

-¿Se ha notado el recorte de los fondos públicos?

-Se ha notado sobre todo en el apoyo a las empresas nuevas de base tecnológica. También ha influido mucho en la línea de ayudas directas. Además hemos notado que las empresas que ya estaban acogidas crecen más lentamente o sencillamente no crecen. Aparte de la reducción de las líneas directas de ayudas, la financiación tradicional bancaria está muy limitada para este tipo de proyectos y eso es una dificultad añadida.

-¿Qué tipo de empresas han sufrido más el golpe de la crisis?

-Las de energías renovables. Con los decretos de modificación de ayudas no sólo no han crecido, sino que se ha reducido en algunos casos. Es un sector de futuro y como había bastantes ayudas directas hemos tenido muchas iniciativas en ese sentido. Ha sido un sector que ha sufrido más porque había crecido mucho en los últimos años. También se han visto afectadas las TIC, las tecnologías de la información y la comunicación, que son un sector muy arraigado en el PTA y hay varias empresas con mucho futuro que han entrado este año. Por otra parte, la biotecnología no acaba de arrancar, a pesar de que tenemos un programa específico para fomentarla, pero se necesita mucha financiación.

-¿Ha mermado el espíritu emprendedor?

-Ha mejorado con respecto a 2009, pero hay que tener en cuenta que el año pasado fue una caída grave. De una media de 300 contactos con empresarios sólo llegamos a la mitad. El primer semestre de 2010, en cuanto a número de iniciativas o proyectos recibidos, ha sido bastante mejor. También es cierto que las empresas que ya llevan aquí de uno a tres años no han crecido al ritmo esperado, por lo que la consolidación va a ser más lenta que antes. Tenemos más iniciativas pero son de menor envergadura.

-¿Qué importancia tienen las pequeñas y medianas empresas en relación con las grandes empresas?

-Tienen un papel fundamental, si tenemos en cuenta que en Andalucía hay más de medio millón de empresas y el 97% son pymes. Hablando de nuestro caso, nosotros nos situaríamos dentro de las micropymes, las que cuentan con menos de 10 empleados. Este es el tejido empresarial básico que nosotros apoyamos para su consolidación. A nivel regional e incluso dentro del parque hay empresas que se salen del concepto de pequeña y mediana empresa, pero de las casi 600 empresas censadas en el PTA, el 95% son pymes.

-¿Qué papel juega una ciudad como Málaga en el conjunto del sector de la innovación andaluz o estatal?

-El PTA es un modelo reconocido a nivel nacional e internacional porque, en primer lugar, se dirige desde Málaga la Asociación de Parques científicos y Tecnológicos de España (APTE). Además, también se controla desde aquí la Asociación Nacional de Centros de Empresas e Innovación (Ances). Como modelo de crecimiento y consolidación se puede decir que ésta ciudad ha jugado un papel diferenciador a nivel de parque y como catalizador de proyectos muy importantes realizados en los últimos 10 años. A nivel regional se trata del parque más antiguo, incluso más que Cartuja 93 en Sevilla. Si bien es verdad que los primeros años fueron de tanteo, desde 1999 creció de manera espectacular.

-¿En qué trabaja la red europea EBN, de la que usted es vicepresidente?

-Es una red para compartir conocimientos. Trabajamos con muchos países y así tenemos la posibilidad de ofrecer a nuestras empresas la disponibilidad de esos centros para poder internacionalizarse. Somos 150 socios europeos y en el año 2009 a través de la red europea se contactó con 42.000 emprendedores, 5.800 compañías y se gestionaron más de 17.000 empleos.

-¿Hacia dónde va el sector de la innovación en este momento?

-Nosotros seguimos apostando por la introducción de la creatividad y la innovación en las pequeñas y medianas empresas. La innovación es transversal, afecta a todos los sectores, y es necesario que los empresarios se conciencien de esto. No hablamos sólo de innovación de base tecnológica sino en la gestión, en las herramientas de organización y en la formación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios