Una decisión que se confía al boca a oreja

  • Aunque la preocupación por encontrar colegio entre primerizos es mucha, normalmente confían en vecinos y amigos como fuente de información · Ninguna norma regula el asesoramiento

El pequeño Chris cumple en mayo tres años y le toca iniciar una nueva y fascinante etapa, la escolarización. En septiembre sus padres lo dejarán en un colegio, no sin un pellizco en el estómago, para que comience su periodo formativo. Antes de ese momento, mucho antes, han sido numerosas las vueltas a la cabeza, las dudas, las conversaciones con amigos, las preguntas y valoraciones. La toma de decisión del centro adecuado y el posterior ingreso preocupa a la gran mayoría de los padres, cuya principal fuente de información es el boca a boca, las experiencias previas de otros que ya han pasado por esa situación.

"Todos estamos igual de preocupados, todo el mundo te saca el tema, hasta gente que no conozco de nada me ha preguntado a qué colegio va a ir el niño", dice Lourdes, la madre de Chris. Ellos, que viven en Marbella, han apostado por la enseñanza privada. "Supongo que si no tienes mucho rango de opciones, te vas a un colegio público y ya está, pero si tu capacidad económica te lo permite, haces números y le das más vueltas a la decisión", considera esta madre que reconoce que se parte un poco "a ciegas" por la falta de información sobre la oferta educativa.

Sonia Burguete está en el mismo proceso. Quiere que su hija entre en el colegio Sagrada Familia, en Ciudad Jardín. "Tengo el colegio a 50 metros de casa y eso es un lujo, además vecinas mías son alumnas y les he preguntado, también he consultado con otros conocidos y amigos", dice. Su pequeña asiste a la escuela infantil anexa al centro escolar, aunque eso no le garantiza una plaza. Por eso, el mayor temor es que no entre, "me llevaría un buen disgusto", asegura Sonia, que considera el proceso como "una lotería". Ellos se han informado a través de la web del centro.

Comparte los nervios de esta madre Purificación. "Estoy que me como las uñas", bromea. Su decisión la tiene absolutamente clara, también optan por el colegio Sagrada Familia, pero sabe que es un centro de dos líneas (entran 50 niños de tres años) y que la demanda es alta. "Tengo miedo de que me manden la niña a otro distrito o que me digan que la escolarización no es obligatoria hasta los 6 años", confiesa Purificación, que no sabe qué otras opciones va a poner en su solicitud.

"La mayoría de los padres se decantan por el colegio más cercano a su domicilio", dicen desde la Delegación de Educación. Pero reconocen que eso no evita los quebraderos de cabeza previos a la toma de decisión. Tampoco ayuda a los futuros solicitantes que no existan campañas informativas o de puertas abiertas en los centros de Infantil y Primaria. "Los que lo desean piden una cita con el equipo directivo y se les atiende", aseguran desde la Junta, pero no hay normativa al respecto. Eso sí, las instalaciones del colegio no se enseñan en horario lectivo y la atención tiene más que ver con la voluntad del propio personal del centro.

El colegio Pintor Félix Revello de Toro, en Teatinos, es uno de los más demandados de la zona. Siempre recibe casi el doble de las solicitudes a las que puede dar cabida. Allí acuden los progenitores incluso un año antes de la escolarización de sus hijos. "Nos preguntan por los planes de estudio, cómo va el proyecto del bilingüismo, si todas las clases son en inglés, si hay aula matinal y actividades escolares, nos consultan temas del comedor", explica Natalia Reina, jefa de estudios del centro.

Las llamadas por teléfono y las visitas personales se suceden en estos meses con el interrogante siempre presente de si sus pequeños tendrán los puntos suficientes para entrar. "Hay gente que nos dice que desde su ventana ve el patio del colegio y puede ser que no entren, pero eso es cuestión de la zonificación y en eso el colegio no tiene nada que decir", añade la jefa de estudios y recuerda que todos los años el centro realiza un sorteo. "Sí que vemos agobio en los padres primerizos , nos piden referencias de los demás centros de la zona, porque no conocen la realidad escolar", apunta Natalia Reina.

Desde Fdapa, la federación de asociaciones de padres y madres, conocen muy bien los sinsabores de este proceso. Pero también son conscientes de que hasta que los padres no ingresan en el ámbito escolar no conocen que organismos como éste pueden resultar una buena fuente de información y asesoramiento. Por ello, pocos primerizos acuden a Fdapa. "Tenemos a personal especializado en cada zona, que asiste a las reuniones de escolarización, sabemos cómo va y estamos a disposición de todo el que nos solicite ayuda", asegura María José Fajardo, presidenta de Fdapa que hace un llamamiento a no dejarse guiar en exceso por el boca a boca. "Todo el mundo cuenta según le va y no siempre es una información acertada", asegura Fajardo. Lo mejor es acercarse de primera mano a la realidad del centro escolar. La pregunta que le surgirá a muchos es ¿cómo?

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios