El jurado declara inocentes a tres acusados de linchar a un hombre

  • El tribunal popular considera culpables a dos de los imputados por el crimen de un hombre que trató sin éxito de asaltar un salón de juegos en la zona de Huelin

Comentarios 1

El jurado popular que ha enjuiciado a cinco acusados de linchar hasta la muerte a un hombre en la calle Pacífico en mayo de 2009 ha declarado inocentes a tres de los cinco imputados en el crimen. El tribunal popular, que emitió el jueves pasado el veredicto, ha considerado culpables a Amil M., que reconoció que él fue quien arrojó la piedra que derribó a la víctima, aunque negó que después participara en el apaleamiento colectivo. También ha sido declarado responsable del crimen Outali A., a quien la Policía halló restos de sangre en la puntera y empeine de una zapatilla, hecho que ha conducido a los jurados a establecer que lo golpeó cuando el fallecido se hallaba ya tendido en el suelo.

Al primero de los dos acusados considerados culpables del crimen, el jurado le aprecia la circunstancia atenuante de colaboración con la Justicia, puesto que admitió su participación al menos en parte de los hechos y no considera, como planteaba el fiscal, que hayan concurrido los elementos propios del asesinato. Por esta razón, el Ministerio Público modificó sus conclusiones provisionales y finalmente le ha atribuido un delito de homicidio y reclamado una condena de 12 años de prisión. Sin embargo, el fiscal sí acusa de asesinato al segundo hombre considerado culpable de la muerte y le exige 15 años de prisión.

Los otros tres encausados en este procedimiento que han sido absueltos también habían sido al principio acusados de asesinato y la Fiscalía les solicitaba 18 años de cárcel. No obstante, el tribunal popular entiende que la participación de estos tres jóvenes no ha quedado acreditada, a pesar de las declaraciones incriminatorias de los otros dos acusados. Uno de ellos llegó a decir en el juicio que vio a un compañero de banquillo "ensañarse" con la víctima y a otro darle "patadas".

El jurado, en definitiva, no le ha concedido fiabilidad a esas manifestaciones ni ha tenido tampoco en cuenta que se hallara una piedra en las inmediaciones del lugar de los hechos con restos de sangre de uno de los hombres declarados inocentes. Se da la circunstancia de que los dos culpables del crimen, aunque tienen nacionalidad española son de origen marroquí, condición que no comparten los tres absueltos. Una vez emitido el veredicto, el presidente del tribunal popular, el magistrado Julio Ruiz-Rico, dictará sentencia conforme al criterio del jurado.

El crimen ocurrió el 27 de mayo de 2009. Aquella tarde se había jugado la final de la Champions League entre el Barcelona y el Manchester y el fallecido había tratado sin éxito de atracar un salón de juegos situado en la calle La Hoz. Los acusados vieron al dueño del local perseguir a la víctima y pedir auxilio. Entonces se sumaron a la persecución. Al llegar a la calle Pacífico Amil M. le arrojó una piedra que le hizo caer al suelo. Este acusado indicó durante el juicio que lo hizo en legítima defensa porque vio al fallecido dirigirse hacia él con dos cuchillos en la mano.

Ya en el suelo, y cuando, de acuerdo con el relato provisional del fiscal, el fallecido no podía defenderse, numerosas personas se acercaron y comenzaron a golpearlo, propinándole patadas, puñetazos y pedradas. Sin embargo, los forenses subrayaron durante la vista oral que de todos los golpes y contusiones y sufrió, únicamente dos podían catalogarse de lesiones mortales: la pedrada y una de las patadas que recibió en la cabeza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios