El 37% de los delincuentes juveniles de Málaga reinciden

  • Algo más de un tercio de los 1.750 menores con medidas en régimen abierto a finales de 2007 recayeron antes, durante o después de la sanción · Málaga, tras Cádiz y Sevilla en adolescentes internos

Comentarios 0

Los tres jueces de Menores de Málaga se decantaron en 2007 claramente por las medidas en régimen abierto, de componente social, y entre enero y diciembre dictaron 2.154. Un ejemplo es la situación a final de año: había 116 adolescentes internados en un centro de reforma y la inmensa mayoría, 1.750, cumplían un castigo, pero en la calle. Sin embargo, estas órdenes judiciales no siempre fueron efectivas y el 37 por ciento de los menores castigados por delinquir reincidieron.

Un total de 683 chicos recayeron en distintos momentos: 350 lo hicieron antes de cumplir la medida impuesta por los juzgados, 263 reiteraron su mala conducta mientras la cumplían y 70 delinquieron después. El dato positivo es que los no reincidentes alcanzaron el 63 por ciento (1.067 jóvenes).

Las infracciones estrella de los delincuentes juveniles de la provincia son los robos con fuerza, seguidos por las lesiones y el maltrato en el ámbito familiar, que en menos de un año se ha disparado en Málaga un 50 por ciento y ha subido puestos frente a otras tropelías. Los hurtos y los robos con violencia son otros de los delitos más comunes. Hasta principios de diciembre, un tercio de las medidas impuestas a los menores estaban relacionadas con infracciones que llevaban aparejada algún tipo de violencia, según los datos que maneja la Delegación provincial de Justicia.

A finales de 2007, los jóvenes que cumplían algún tipo de medida en Málaga por delinquir se movían entre los 14 y los 24 años (los mayores de edad cumplen por los delitos cometidos cuando eran menores), a los que se pretendió variar su conducta sobre todo con condenas ejemplares.

La reforma de la Ley del Menor aprobada en enero de 2006, promovida para dotar de mayor protección a las víctimas ante nuevos fenómenos como las bandas juveniles y el acoso escolar [bullying], prevé que un joven ingrese en prisión a los 21 años si está en régimen cerrado, internamiento que no es obligatorio para quienes estén sometidos a régimen abierto o semiabierto.

La libertad vigilada fue la primera opción de los jueces de Málaga para castigar a los adolescentes, con casi un millar de las 2.154 dictadas a lo largo de 2007. Luego se situaron los servicios en beneficio de la comunidad (764) y las tareas socieducativas (110).

Las medidas ordenadas por los magistrados son aplicadas por la ONG Alme, que desarrolla programas individualizados para cada chico en función del delito que ha cometido y de su perfil. Estudian su entorno, sus circunstancias concretas y la implicación de la familia antes de diseñar la medida.

A final de año, 116 menores estaban internos en un centro de reforma -orden extrema para los delitos más graves-, cifra que sitúa a Málaga en tercer lugar dentro del cómputo andaluz. La provincia con más internos era Cádiz, con 171 adolescentes privados de libertad por orden de alguno de los tres juzgados que hay en la provincia (Cádiz, Algeciras y Jerez). Sevilla contaba 130 internados y después de Málaga se situaron Granada (81), Almería (44), Huelva (35) y Córdoba y Jaén, con 23 chicos cada una.

más noticias de MÁLAGA Ir a la sección Málaga »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios