La dificultad de ser madre y autónoma

  • Pueden optar a una ayuda de 3.000 euros durante la baja maternal, pero no es suficiente

Si los problemas laborales son numerosos para las mujeres que se quedan embarazas, en el caso de las que además son autónomas, éstos se multiplican. "Para ellas es más complicado porque se trata de dejar tu negocio en unas manos ajenas y no siempre es fácil", explica Begoña Sainz, de la Asociación de Mujeres Empresarias.

Bien lo sabe Agustina Olarte, autónoma y con dos hijas. De ella dependía el negocio familiar, pero en su caso lo tuvo algo más fácil: su empresa era una guardería, por lo que crío a sus pequeñas en su centro de trabajo. "Pero las mujeres siempre hemos tenido muchos problemas para tener a los niños. Aunque, eso sí, con buena voluntad y organización siempre hemos salido para adelante", añade Agustina.

Sin embargo, las mujeres autónomas lo tienen un poco más fácil desde que el plan Más Autónomo les permite obtener ayudas de hasta 3.000 euros para contratar a una persona durante los cuatro meses de baja maternal. "El problema es grande, pero con medidas así se trata de facilitar un poco más que tomen la decisión de ser madres", añade Sainz, que denuncia que en muchas ocasiones para las empresarias supone "un riesgo" tener un hijo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios