Los edificios con contador de agua colectivo deberán cambiar el padrón

  • A partir de enero Emasa pasará a dividir el total de recursos hídricos consumidos por el padrón real del inmueble

Las comunidades de propietarios de Málaga capital que no tengan contadores individualizados tendrán un periodo de dos meses para que actualicen su padrón y así poder adecuarse adecuarse a la nueva estructura tarifaria ya en vigor.

Esta medida cumple lo acordado por la comisión consultiva que se ha creado en la Empresa Municipal de Aguas (Emasa) de Málaga, con la participación de asociaciones de consumidores, para analizar las incidencias que surjan en el proceso de aplicación del nuevo sistema de cobro del agua que se hará en función del número de personas que residan en una vivienda y que entró en vigor el pasado viernes. Así, durante noviembre y diciembre la empresa suministradora ha previsto una situación transitoria para aquellas comunidades que no hayan comunicado aún el número de personas empadronadas en la finca.

En estos casos, el cálculo de la cantidad a pagar por el consumo se realizará utilizando una estimación del número de vecinos acorde con el volumen de agua suministrada, lo que la empresa municipal considera "la solución más favorable a los clientes mientras se finaliza la actualización del padrón de todo el edificio".

A partir del mes de enero, según precisó ayer el Consistorio malagueño, Emasa pasará a dividir el total de agua consumida por el padrón real del inmueble.

La empresa municipal tiene previsto reunirse nuevamente con profesionales del colectivo de administradores de fincas, dentro de la estrategia que está desarrollando para darles a conocer no solo el detalle de la nueva estructura tarifaria del agua, sino también exponerles la importancia de su colaboración en aquellas comunidades que tengan contadores totalizadores y no individualizados.

El hecho de que la nueva forma de tarificar el consumo pase a depender del número de habitantes de una vivienda se extiende a las comunidades de propietarios que no disponen de contadores individuales, aplicando la nueva estructura mediante la división del caudal de agua consumido en total entre el número de personas empadronadas en el inmueble. En la actualidad, existen en la ciudad algo más de 3.800 edificios con contadores comunitarios.

Emasa informará a los representantes de cada comunidad de propietarios del número de personas empadronadas en cada una de las viviendas del inmueble que no tengan contrato individual, para que sepan si en su caso es necesario actualizar el padrón, según han apuntado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios