Las obras empezarán a finales del verano y permitirán ganar 48 habitaciones individuales

  • La remodelación acabará en 2010. La inversión en 2008 en mejoras y equipamiento es de 14,6 millones

Hacia finales del verano, el Hospital Clínico acometerá la última fase de su reforma. La obra, que acabará en los últimos meses de 2010, permitirá ganar 48 habitaciones individuales. La remodelación supondrá casi duplicar estos recursos, ya que ahora las dos torres suman 64 habitaciones para un solo paciente.

Los trabajos tienen un plazo de ejecución de 27 meses y ahora están en fase de adjudicación, según detallaron ayer el gerente del hospital, José Manuel Martín Vázquez, y el responsable de Servicios Generales, José Salido. La transformación del centro sanitario recibirá este año una importante inversión económica dado que entre obras y equipamiento se invertirán 14.600.000 euros, una cifra a la que deben sumarse otros 1.700.000 euros para gastos de menor cuantía.

La obra principal consistirá en estrechar el patio. Ese espacio se ganará para el medio centenar de habitaciones individuales que se crearán. Además, el patio se transformará en un hall que se cerrará en la segunda planta y se construirá un porche cubierto para el acceso directo de ambulancias. La reforma se aprovechará para hacer dos circuitos: uno por el que se muevan los pacientes y sus familiares y otro para el personal. Además, se unirán las dos torres y se ampliarán los ascensores de ambas alas del hospital. Desde hace más de tres años, el Clínico no ha parado de transformarse. En breve, por ejemplo, se abrirán 16 camas para reanimación postquirúrgica, una infraestructura que permitirá incrementar las operaciones.

Ayer, el nuevo gerente del centro sanitario se presentó oficialmente a la prensa e hizo un completo inventario de trabajos acabados y de proyectos. Pero además, avanzó sus líneas de trabajo que se centrarán en reforzar la seguridad de los pacientes -desde reducir complicaciones postoperatorias hasta infecciones nosocomiales- y en mejorar el tratamiento del dolor. Martín Vázquez también insistió en que tratará de potenciar la autonomía de los pacientes, la participación ciudadana en la toma de decisiones y la intimidad de las personas ingresadas.

El gerente lanzó además un mensaje de "continuidad absoluta" con respecto a su antecesor, Antonio Pérez Rielo. De hecho, ayer confirmó que no hará cambios en el equipo directivo, que tiene "toda" su confianza. Martín Vázquez fue director de calidad de la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias desde 1995 hasta 2007 y después ocupó la dirección del Hospital de Benalmádena hasta hace un par de semanas en que se hizo cargo de la gerencia del Clínico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios