Un encierro en miniatura

  • Cerca de 500 figuras aparecen en una puesta en escena que recrea la llegada de los titulares de la Sangre a la Plaza de la Merced

En la plazuela del Cristo de la Sangre, frente a la puerta principal de la parroquia de la Santa Cruz y San Felipe Neri, en el Museo del Vidrio y Cristal de Málaga, la Archicofradía de la Sangre ha organizado una exposición en la que muestra una maqueta que recrea un momento del encierro de esta hermandad en la que fue su sede fundacional, la iglesia de la Merced. En la planta baja del museo, montada bajo la colorista vidriera titulada Yo soy la verdadera vid, obra de la extinta empresa inglesa White Friars, fundada a principios del siglo XIX, y que representa a Cristo portando el cáliz en sus manos, se puede observar la plaza de la Merced, con algunas licencias artísticas. Emerge la desaparecida parroquia de la Merced, justo delante de la cual los dos tronos de la Archicofradía se encuentran justo antes de hacer entrada nuevamente en el templo mercedario tras la procesión, acompañados por los últimos nazarenos. La otra licencia es la no presencia del edificio que albergaba los cines Astoria y Victoria, ocupando su lugar una ampliación de la plaza en la que incluyen una fuente.

Tiene la peculiaridad esta maqueta de conjugar la antigua sede canónica de la corporación nazarena con los actuales tronos del Santísimo Cristo de la Sangre y María Santísima de Consolación y Lágrimas. Las reproducciones en miniatura de los tronos es obra de Luis Miguel Rus, en 1998 y pertenecientes a la Archicofradía de la Sangre. La maqueta mostrada fue cedida por Eloy Entrambasaguas a la hermandad y fue confeccionada por los maquetistas de Eloy Óptico en los años 1989 y 1990.

Cerca de 500 personas en miniatura aparecen en esta puesta en escena en la que no falta detalle alguno: las sillas y mesas de los bares, niños jugando, los árboles de la plaza o el palomar. El montaje y la iniciativa ha corrido a cargo de un grupo de jóvenes hermanos de la Archicofradía de la Sangre, que han contado con el asesoramiento artístico de Enrique Godino Sánchez, miembro que fue del equipo de maquetista de Eloy Óptico.

Una ocasión de revivir parte de esa exposición que cada año organizaba Eloy Óptico, allá en Trinidad Grund, en la planta primera de su negocio, tras más de 20 años sin mostrarse en Málaga capital, ya que otra parte de esas miniaturas si pudieron contemplarse en la Feria Cofrade de Torremolinos hace unos años. Maquetas en la que mostraba distintas escenas en miniatura de algunas procesiones y que atraían a numerosas visitas en tiempo cuaresmal. Para quien no lo conozca o quien quiera refrescar recuerdos podrán visitar esta exposición hasta el 31 de marzo, de 11:00 a 19:00, y de manera gratuita.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios