La enésima oportunidad para comprar un piso con regalo

  • Veintidós promotoras y 16 inmobiliarias vuelven a sacar su 'stock' a la venta en el Palacio de Ferias con descuentos de hasta el 50%, trasteros o garajes gratis

El sector inmobiliario sigue de capa caída y, a pesar de la bajada de precio, nadie las tiene todas consigo. Ni los promotores ni los clientes. Ayer comenzó otra edición de Oportunidades SIMed en el Palacio de Ferias y las empresas, una vez más, han vuelto a sacar planos, maquetas y ofertas de todo tipo para lograr deshacerse de una vez por todas del stock. En esta ocasión han montado un expositor 22 promotoras y 16 inmobiliarias que han puesto a la venta más de 3.600 inmuebles con descuentos de hasta un 50%. Los pisos más baratos que se pueden encontrar tienen un precio de 84.000 euros y, para aquel que no pueda hacer frente a la adquisición de una vivienda, también se ofrece la posibilidad de alquileres con opción a compra desde 250 euros mensuales.

Otra cosa es que esas viviendas se ajusten a lo que quiere el cliente final. Víctor de la Puerta, director comercial de Salsa Inmobiliaria, destaca que el cliente busca principalmente pisos de primera residencia en Málaga capital o Torremolinos y, por tanto, se han centrado en ese tipo de oferta. Su principal reclamo son unos chalés adosados en Miraflores del Palo que costaban 800.000 euros y ahora salen por 400.000 euros más IVA. "Hemos tenido que ajustar los precios al máximo como todos los promotores", explica, si bien ese descuento es solo aplicable a los días de la feria, que concluye mañana.

En el caso de Sando Inmobiliaria regalan, por ejemplo, un trastero, una plaza exterior de garaje o una cocina amueblada en función de la promoción. Su director comercial, Miguel Fajardo, destaca que el perfil del cliente ha cambiado. "Hace dos años había de todo, con muchas parejas jóvenes con proyectos de futuro. Ahora la mayoría de los clientes son personas solventes, con un trabajo estable, normalmente funcionarios, que tienen las cosas claras", continúa Fajardo. Respecto al crédito, este directivo no cree que el problema sea el acceso "sino las condiciones que ponen las entidades financieras ya que dan el 80 ó el 90% del importe y se reservan conceder el 100% de la hipoteca para sus promociones". En cualquier caso, Fajardo considera que los bancos no tienen el mejor stock de viviendas ya que "se suelen quedar con los restos de promociones y las viviendas peor situadas".

Los datos oficiales apuntan a un nuevo descenso en la compraventa de inmuebles en la provincia. De la Puerta reconoce que "el primer trimestre ha sido muy malo" y lo achaca al hecho de que hubo compradores que adelantaron la adquisición de un inmueble al año pasado para poder desgravar. No obstante, el director comercial de Salsa afirma que "en las dos últimas semanas de marzo y la primera de abril ha vuelto a haber más movimiento".

Sin embargo, una cosa es la intención de los promotores y otra muy distinta lo que quieren los clientes. Justo y María asistieron ayer al salón. Viven de alquiler en Parque Litoral, una urbanización de la capital, y quieren comprar un piso de cuatro dormitorios en la misma zona. "Estamos dispuestos a pagar un máximo de 180.000 ó 210.000 euros porque no somos especuladores sino solo personas que queremos comprar un piso, pero no vamos a hacerlo a cualquier precio", explica Justo. Otra pareja, José Miguel e Isabel, también decidieron darse una vuelta aunque, en su caso, no quieren nada cuyo coste supere los 100.000 euros. "Buscamos un piso de uno o dos dormitorios en la capital y nos da igual que sea nuevo o de segunda mano, lo que queremos es que esté bien", relata Isabel, quien subraya que llevan seis meses de intentos.

El mejor de los supuestos es que una persona encuentre el piso que le gusta, a un precio que le parezca interesante y consiga la hipoteca. Aun así, si dentro de cuatro o cinco años no puede pagar el piso, el banco se queda con el inmueble y el cliente tiene que devolver aún parte de ese crédito. José Prado, presidente de la Asociación de Constructores y Promotores de Málaga (ACP), afirmó ayer que "sería ideal" que se cambiara la actual ley hipotecaria que permite esa posibilidad, aunque dejó claro que "eso es una decisión política que no nos corresponde a nosotros". Por otra parte, Prado subrayó que, dado el amplio stock existente en Málaga, "no se harán viviendas nuevas hasta dentro de dos o tres años", de forma que podría mantenerse o incluso incrementarse el precio final.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios