El enfrentamiento entre las instituciones bloquea el desalojo de los 'okupas'

  • La Junta y el Gobierno se ceden la competencia para expulsar a los 40 integrantes del campamento de los Baños del Carmen

Comentarios 1

El foco de marginalidad en el que se ha convertido los Baños del Carmen se enreda en el ámbito jurídico. Dos meses después de que el Gobierno hiciera "responsable" a la Junta de hacer cumplir las condiciones del contrato y de expulsar a los 40 integrantes del campamento okupa, el Gobierno andaluz se descuelga de esa obligación. Para el delegado de Medio Ambiente, Francisco Fernández España, el hecho de que la Demarcación General de Costas iniciara el procedimiento para rescatar la concesión del chiringuito y del resto de lo que fue el balneario (propiedad del Grupo Vera) exime a su administración de cualquier tipo de competencia. "En virtud del decreto de transferencia no podemos entrar", asegura Fernández.

Tras examinar la documentación que le remitió la Dirección General de Costas, los técnicos de Medio Ambiente le trasladaron otro informe en el que le exponían que las competencias seguían siendo del Gobierno central. Días después, concretamente el 1 de diciembre, Costas redactaba otro documento en el que aseguraba que el rescate de las concesiones se encontraba suspendido, una situación jurídica que rechaza la Junta. "Vista la documentación el rescate sigue en activo. Las administraciones se mueven por una reglas y la acción política no puede ir en contra de los informes jurídicos", mantiene España.

Un portavoz de la Subdelegación del Gobierno se limitó a asegurar que el expediente se encontraba en Madrid. Además, el hecho de que se haya producido un cambio de Gobierno y que los futuros representantes del Ejecutivo central en Málaga no hayan tomado posesión de sus cargos tampoco han ayudado a encontrarle una salida a la situación.

Mientras que las administraciones competentes se pasan la pelota de tejado en tejado, los vecinos de Pedregalejo y El Palo viven "atemorizados" por la "inseguridad y la marginalidad en la que se han convertido la zona". El último de los incidentes se produjo la pasada Nochebuena cuando dos hermanos gemelos sufrieron quemaduras de segundo grado al abrasarse de forma accidental cuando intentaban hacer un fuego en una explanada. "Es un gueto que está fuera de la ley y sin ningún tipo de control", reitera un portavoz de la Asociación de Vecinos de Pedegalejo.

El campamento es el reflejo de los fracasados intentos de regenerar la zona. El periplo para recuperar los Baños del Carmen se prolonga ya durante varias décadas sin que ninguna de las administraciones implicadas haya sido capaz de encontrar una solución. Y la zona continúa su lenta pero continua degradación. El año pasado el Pleno del Ayuntamiento aprobó una moción instando a la Demarcación de Costas de Andalucía Oriental y al Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Medio Marino a detener el "estado de degradación, suciedad, falta de seguridad y abandono" en el que se encuentra el dominio publico en los Baños del Carmen.

En el texto se reclamaba la eliminación de los asentamientos ilegales, la limpieza del recinto y la conservación de los elementos vegetales, "evitando que en el dominio público de los Baños del Carmen se produzcan más incidentes de inseguridad ciudadana". También se instaba a la Demarcación de Andalucía Oriental y al Ministerio de Medio Ambiente a concluir "en el menor tiempo posible el rescate incoado de las concesiones y adjudicar las obras del proyecto refundido aprobado". El efecto de la medida, como demuestran los hechos, ha sido nulo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios