"Fue una escena de película, no sabía cómo reaccionar

  • Los comerciantes de muelle 1 que presenciaron el choque relatan el accidente

Como una escena de película de ciencia ficción. Así resumen los comerciantes de muelle 1 la colisión del buque Juan J. Sister, más conocido como el Melillero. El impacto, que sorprendió tanto a la clientela como a los propietarios el pasado lunes, quedó grabado en sus retinas ya que nunca habían presenciado un accidente de tal calibre. "Parecía una escena de película, propia de Titanic. No sabía cómo reaccionar porque veía que el barco avanzaba directamente para la tienda y no podía maniobrar", relataba la dependienta de Valentina, comercio de bolsos y complementos situado frente al lugar del choque.

Los trabajadores de los restaurantes de la zona no se alertaron en un primer momento, ya que era habitual ver al Melillero maniobrar a su llegada para el atraque posterior. "La mayor sorpresa fue para la clientela, que no está acostumbrada a ver el buque. Para nosotros todo parecía normal hasta que vimos el barco entrar a una mayor velocidad de lo habitual directamente hacia el muelle y escuchamos un gran estruendo", explicaba Leonardo D'agostino, empleado del Restaurante Plaza.

El olor a quemado, el sonido de la sirena y las luces del buque llamaron la atención de los comerciantes que, móvil en mano para inmortalizar el momento, salían de sus tiendas al ver el ferry acercarse sin control a sus establecimientos. "Escuché el ruido de cadenas dentro de la tienda y al asomarme noté olor a quemado y vi el barco muy pegado al muelle rozando al resto de embarcaciones", relataba Azucena González, trabajadora de Deichmann, comercio de calzado.

El impacto producido por el bulbo del ferry afectó a varios veleros y yates de la zona así como la carretera de la zona portuaria, que podía verse ayer levantada. "Una embarcación se quedó sin mástil, volcó por el impacto y comenzó a hundirse; mientras que varios yates quedaron bastantes dañados por el roce tanto del impacto como cuando el buque comenzó a dar marcha atrás para retirarse de la zona", explicaba Cristina Gálvez de LoftSix.

La escena aún pone el vello de punta a los comerciantes del entorno de muelle 1 ya que algunos incluso llegaron a temer por sus establecimientos. "El accidente podría haber sido mucho peor y haber causado destrozos en nuestros comercios", opinaba un trabajador del restaurante Mamma mía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios