Un estreno de alta velocidad, pero mirando el reloj

  • El AVE entre Málaga y Madrid transporta a casi 28.000 pasajeros en su primera semana en servicio, empañada por retrasos que afectaron a un millar de viajeros

Casi todo ha circulado a alta velocidad, como corresponde, pero los retrasos han empañado la primera semana de funcionamiento del AVE Málaga-Madrid, inaugurado el pasado 23 de diciembre por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. Entre el lunes 24 y el domingo 30 de diciembre, un total de 143 trenes que transportaban a 27.960 pasajeros han recorrido la recién estrenada línea de alta velocidad entre la estación María Zambrano y la madrileña Atocha.

En su primera semana de funcionamiento, el AVE se ha retrasado en seis ocasiones (el día de Nochevieja se produjo el séptimo retraso, el del convoy que salió de la Costa del Sol a las 7.10 y que llegó con 55 minutos tarde a su destino) y esa demora ha afectado a 946 personas.

Estos casi mil viajeros tienen derecho a la devolución de parte o de todo el importe de sus billetes porque Renfe ha previsto indemnizaciones a partir de los 15 minutos de demora. Si el retraso oscila entre los 16 y los 30 minutos, perciben la mitad del billete, y si supera la media hora la devolución es completa.

La causa de la demora ha sido siempre la misma: la incompatibilidad en el dispositivo del tren para leer el sistema de señalización de la línea ferroviaria. Cuando esto ocurre, el tren se para automáticamente y es necesario reiniciar el equipo informático. El Ministerio de Fomento ha restado importancia a este problema porque considera que es propio de una infraestructura de estas características y prevé que el problema pueda subsanarse, aproximadamente, a mediados de enero.

El AVE entre Málaga y Madrid rodó con normalidad los dos primeros días, pero al tercero surgieron los problemas. El 26 de diciembre, el convoy que partió de la Costa del Sol a las 7.10 llegó a su destino 40 minutos después de la hora prevista, mientras que el que salió a las 14.00 arribó en Atocha con una hora y 45 minutos de retraso, el más importante que se ha producido hasta ahora.

Los dos siguientes retrasos se produjeron el viernes pasado en sendos trenes, también el que partió de Málaga a las 7.10 (se demoró 26 minutos) y el de las 8.00, que llegó 32 minutos después del horario previsto. Un día más tarde, el tren afectado fue de nuevo el de las 7.10, que llegó a Madrid con 40 minutos de retraso y 140 personas a bordo. El sábado se produjo la sexta demora desde que la línea de alta velocidad con la capital de España entró en funcionamiento.

Los retrasos también han afectado al AVE entre Madrid y Valladolid, inaugurado un día antes que la línea de alta velocidad malagueña. Renfe confía en que los problemas se solventarán en breve y que la puntualidad de ambas líneas será la estándar, que está en el 98,5 por ciento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios