Los 'guiris' ignoran a Rajoy

  • Extranjeros residentes en la Costa, no muy al tanto de la propuesta lanzada por el presidente del PP, hablan de tolerancia y flexibilidad · Alguno de ellos precisa que paga sus impuestos "como uno más"

Comentarios 2

El pasado miércoles, el presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy, manifestaba públicamente que si resulta vencedor de los comicios del 9 de marzo, pondría en marcha un contrato de integración a través del cual, los inmigrantes se comprometerían a cumplir las leyes, aprender la lengua española y respetar las costumbres de nuestro país para no ser repatriados. Esta propuesta ha generado numerosos y controvertidos debates en los medios de comunicación. Sin embargo, la comunidad extranjera de la Costa del Sol desconoce en gran parte el contenido de la iniciativa popular y quienes han oído hablar de ella muestran indiferencia, aunque establecen matices a las manifestaciones.

Desde la explosión del turismo, los municipios del litoral malagueño se han convertido en auténticas torres de Babel en las que conviven personas de diferentes nacionalidades, de decenas de ellas. Torremolinos es una muestra de esta multiculturalidad, ya que en su término municipal residen personas de más de 130 países distintos. Sin embargo, pocos conocen la polémica propuesta lanzada por el líder del PP.

Karem Buckley es irlandesa y reside en la provincia malagueña desde hace 15 años. Se lamenta y apunta que no está "muy al día" de las declaraciones realizadas por Mariano Rajoy, que han traído cola, pero precisa varias cosas: "Entiendo que los que venimos de fuera debemos respetar y hacer un esfuerzo por integrarnos y adaptarnos a las costumbres de España, pero esto debe hacerse siempre desde la tolerancia por parte de los demás", apunta.

Nadja trabaja en un restaurante torremolinense desde hace tres años. Esta joven ucraniana asegura que abandonó su país junto a su pareja para mejorar sus condiciones de vida y poder labrarse un futuro. Su situación personal hace que sea muy contundente: "No hace falta firmar ningún contrato para integrarse porque ése es uno de los objetivos". Por su experiencia, Nadja confiesa que no es muy complicado integrarse en la sociedad española "cuando se supera el problema del idioma", la principal traba que se ha encontrado.

Adriana Cichello señala que lo normal cuando se llega a un país es comportarse como lo hacen sus habitantes. En cuanto a lo de proceder a la expulsión por quedarse sin empleo, piensa que hay que ser flexibles y ver las circunstancias de cada uno, ya que los inmigrantes de habla hispana tienen una gran ventaja frente a aquellos que llegan de otros puntos del mundo o son de otra cultura, como europeos del este o árabes.

Un ciudadano hindú propietario de una joyería en la céntrica calle San Miguel se disculpa y dice que desconoce los términos en los que se pronunció Mariano Rajoy, pero puntualiza que lleva más de 20 años trabajando en España y pagando sus impuestos, "como uno más".

Tras un vistazo, los residentes extranjeros de la Costa reconocen sentirse integrados. El ejemplo de Torremolinos es claro, porque su calendario festivo dedica un día, muy especial y de relevancia, a los extranjeros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios