El iraquí hallado muerto en Marbella perteneció a la oposición a Husein

  • Formó parte del Congreso Nacional Iraquí, una organización con sede en Londres fuertemente financiada por Estados Unidos antes de la invasión de Iraq

El iraquí Amer Saarb Habi, que apareció muerto en su casa de Marbella el pasado martes, perteneció durante los años 90 y los primeros años de esta década al Congreso Nacional Iraquí, un movimiento de oposición a Sadam Husein respaldado por Estados Unidos antes de la invasión de Iraq. El fallecido, de 68 años de edad, fue hallado por los albañiles que ultimaban la construcción de su suntuoso chalé en la calle Margarita de la urbanización La Carolina de Marbella. Posteriormente, la autopsia revelaría que la muerte se produjo a causa de varios traumatismos en la cabeza.

Amer Saarb Habi, seguidor de la corriente chií del Islam, se había afincado en Marbella hacía cinco años. Durante este tiempo había residido en la zona de Nueva Andalucía, al tiempo que había promovido la edificación de la villa de lujo que en el momento del deceso se encontraba puesta a la venta por 4,9 millones de euros por varias inmobiliarias. Quienes le han conocido afirman que en este tiempo ha llevado una vida discreta, lejos de los permanentes focos de la vida marbellí.

La Policía todavía no ha desvelado el móvil que subyace bajo este crimen, aunque en los últimos días se ha barajado la posibilidad de que pueda estar relacionado con deudas. Antes de instalarse en Marbella, la víctima había residido en Londres y, de hecho, contaba con pasaporte británico.

Fue precisamente en esta etapa de residencia en el Reino Unido cuando formó parte del Congreso Nacional Iraquí, un movimiento impulsado por el millonario Ahmed Chalabi, ex viceprimer ministro de Iraq, considerado el principal ideólogo iraquí que persuadió a la Administración de George Bush para invadir el país manejando información ad hoc sobre las armas de destrucción masiva.

El Congreso Nacional Iraquí se fundó a comienzos de los años 90 y desde el primer momento contó el respaldo de Estados Unidos. En 1998 gestionó millones de dólares de la llamada Acta de Liberación Iraquí, un acuerdo de Estados Unidos para financiar actividades de oposición al dictador Sadam Husein. En aquella ocasión se consideró el Congreso nacional Iraquí (INC, en sus siglas en inglés) la única formación con capacidad de liderazgo entre la población iraquí.

Miembro del Consejo de Gobierno Iraquí hasta las elecciones de 2005, sus fabulosas relaciones con el Gobierno de Washington sufrieron un serio contratiempo en 2004, cuando la Administración de George Bush decidió poner fin a la financiación que proporcionaba al Congreso Nacional Iraquí después de que su controvertido dirigente condenara las negociaciones que se llevaban a cabo para formar el nuevo gobierno provisional.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios