El impago de una deuda pudo ser el origen del crimen de Marbella

  • Los investigadores consideran que la víctima no abonó dinero procedente del narcotráfico o que se apropió de una cantidad que pertenecía a su organización

Las deudas contraídas dentro del crimen organizado se pagan caro. Hasta con la vida. La Policía Nacional considera que el asesinato cometido la noche del miércoles en Marbella pudo estar motivado porque la víctima, que supuestamente estaba relacionada con el narcotráfico, no había abonado una deuda contraída con otra banda o que se hubiese apropiado de dinero de la organización delictiva a la que presuntamente pertenecía. Los investigadores, durante la reconstrucción de sus últimos movimientos, han podido saber que el fallecido llevaba poco tiempo en la Costa del Sol, por lo que se trata de determinar con qué personas contactó en este tiempo.

Fuentes policiales señalaron que todos los indicios del caso apuntan a que supuestamente el fallecido, al que dispararon hasta en ocho ocasiones frente a un restaurante con numerosos testigos, había contraído una deuda con otro grupo delictivo, o con el suyo propio, que no había abonado dentro del plazo establecido. Tampoco se descarta que se hubiese apropiado de dinero o estupefacientes de alguna operación de narcotráfico.

Esta línea de investigación, a la que se une la de un posible trasfondo pasional, fundamentada en el hecho de que los pistoleros le dispararon dos veces en los genitales, está motivada en el modus operandi empleado por los asesinos y en los datos obtenidos por ahora sobre la víctima, de la que se ha sabido que llevaba poco tiempo residiendo en la Costa del Sol. En el momento de su muerte portaba tres documentaciones con identidades distintas, entre las que había un carné de conducir y una tarjeta de crédito.

Los siguientes pasos de los investigadores están encaminados a saber con qué personas contactó durante este espacio de tiempo y con quién solía andar.

Los hechos ocurrieron la noche del miércoles en la calle Estébanez Calderón, frente al restaurante Visconti. El fallecido, de nacionalidad francesa y de unos 30 años de edad, llegó al lugar en una moto. En el mismo momento en que bajó de ella, fue sorprendido por dos individuos que se desplazaban en dos motocicletas y abrieron fuego contra él.

Por el momento no se ha practicado ninguna detención.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios