"Es injusto que Marbella no reciba compensación cuando sufrió la corrupción"

Las reacciones no han tardado en aflorar tras conocerse el fallo del Tribunal Supremo sobre la mayor trama de corrupción urbanística conocida en España. El regidor marbellí, José Bernal, ha lamentado que la sentencia deje sin efecto el pronunciamiento de la Audiencia de Málaga en el que se pedía que este dinero se destinara a las deudas generadas con el Ayuntamiento de Marbella, cantidades que el Supremo adjudica al Estado. "Es injusto que estas cantidades vayan dirigidas a las arcas generales del Estado y que Marbella no reciba compensación cuando ha sido la que ha sufrido la corrupción", manifestó el alcalde.

Ante esta decisión, Bernal, quien mostró su respeto por la sentencia, aseguró que "habrá que dar la batalla en el terreno político" y anunció que abrirá una "línea de diálogo" con el Gobierno central para que se comprometa a que los fondos que se recauden por las multas del caso Malaya "lleguen a la ciudad en forma de inversiones en planes de empleo, infraestructuras y promoción".

Por último, el alcalde lamentó que el Ayuntamiento "no se encontrará personado como acusación en esta segunda instancia ante el Tribunal Supremo como si lo estaba en primera". "De esta forma, el actual Equipo de Gobierno considera que se hubieran defendido, como actores principales, de una forma más eficaz los intereses de Marbella y San Pedro Alcántara", concluyó.

El grupo socialista había instado en varias ocasiones a que los bienes de las sentencias por casos de corrupción reviertan directamente en Marbella y San Pedro Alcántara. En total, son más de 500 millones de euros los que la ciudad debería recibir por las sentencias del caso Malaya.

También el portavoz de Izquierda Unida en el Ayuntamiento, Miguel Díaz, se mostró "indignado" porque la sentencia "rechace de plano la devolución a la ciudad de las sumas robadas por la trama de corrupción que operaba desde el gobierno municipal en los años del gilismo". Díaz cree que "la sentencia definitiva supone un revés para las aspiraciones de justicia y reparación de la ciudadanía que esperaba una sentencia ejemplarizante, que marcará un antes y un después en torno al combate contra la corrupción y, lo más importante, que garantizara la devolución a Marbella de todo lo robado".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios