"Sin ladrillo no se puede vivir en España"

  • Rafael Gómez 'Sandokán' relata al tribunal su vida desde que pelaba pollos en Suiza hasta que se convirtió en promotor, "el único negocio que lleva al empresario al infinito"

 Rafael Gómez Sandokán ha sido un promotor poderoso, un empresario prominente del sector de la joyería cordobesa y un personaje singular. Ayer se sentó en el banquillo de los acusados del caso Malaya para sacar brillo a su perfil más populista, precisamente ese que le ha convertido en un fenómeno político con cinco concejales en el Ayuntamiento de Córdoba y un sillón en el consejo de urbanismo de su ciudad natal. La Fiscalía Anticorrupción le pide 18 meses de cárcel y 1,2 millones de multa por un delito de cohecho porque entiende que le pagó al exasesor de urbanismo de Marbella, Juan Antonio Roca, un soborno 600.000 euros para que el Ayuntamiento hiciera la vista gorda y le permitiera abrir a sus oficinas un acceso al paseo marítimo de la localidad que no estaba permitido en las normas urbanísticas.

El fiscal Anticorrupción Juan Carlos López Caballero trató ayer de preguntar a Rafael Gómez por este presunto soborno, pero el empresario durante más de una hora hizo un pormenorizado y apasionado relato de su vida que le condujo en dos ocasiones a las lágrimas. Recordó que había sido cabrero con tres años, pavero con su padre, que a los nueve comenzó a trabajar en la platería y a los 16 emigró a Francia. Que no pudo acudir a tiempo al entierro de su padre, que se casó 10 días después de acabar la mili, que su hermano pagó las bebidas de la boda y su cuñada las tapas, que su mujer quedó embarazada días después de celebrarse el matrimonio, que se vinieron a la Costa del Sol de viaje de novios con las dos mil y pico pesetas que les habían regalado los invitados a la boda y que tuvo que emigrar otra vez "a pelar pollos en Suiza".

Después trabajó en otro taller de joyería que compró junto otros empleados, pero finalmente se quedó con el negocio. Explicó que utilizó para pagar a sus socios 98 gramos de oro que se habían acumulado en la orza donde se lavaban las manos después de trabajar y que, en definitiva, así comenzó su currículum empresarial.

Después abordó su etapa como promotor inmobiliario y dijo que fue Jesús Gil, al que conoció cuando presidía el Córdoba, quien le sugirió que invirtiera en Marbella. "La construcción es el único negocio capaz de llevar al empresario al infinito", con este arranque Rafael Gómez irrumpió en el último capítulo de su trayectoria. Recordó que llegó a tener 10.000 viviendas en construcción y suelo para otras 96.000 más. Pero siempre "he tratado de hacer las cosas bien hechas. Los empresarios somos honestos y buenos". En este pasaje de su relato el llanto volvió a quebrar su discurso y el presidente del tribunal, José Godino, se vio en la necesidad de acordar un descanso de cinco minutos para que se recobrara. Ya de vuelta en el banquillo Sandokán retomó la historia de su vida en el 27 de junio de 2006, cuando fue detenido en la operación Malaya. "Tenía la conciencia tranquila" pero "me preocupaba qué harían los bancos cuando saliera". En aquellas fechas, según su versión, tenía deudas por valor de 3.200 millones de euros.

"Vinieron de un banco y me preguntaron si me sentía con fuerzas y si iba a pagar". "Le respondí que Jesucristo está allí arriba y que parte de ese Jesucristo soy yo, así que no debía preocuparse porque pagaría". Afirmó que ha saldado deudas por valor de 3.000 millones de euros vendiendo patrimonio y que ahora vive de alquiler. Remató su intervención afirmando que "malaya ha destruido el país. Os lo digo desde mi humilde opinión. Fabricábamos viviendas porque ya las teníamos vendidas", pero "decidieron acabar con la especulación del ladrillo y "sin ladrillo no se puede vivir en España". Subrayó que no ha hecho "nada malo" más que "trabajar a cambio de nada", porque no tiene ambición de dinero, sino interés por hacer cosas.

Cerca de hora y media después de haber iniciado su relato el fiscal trató de nuevo iniciar el interrogatorio preguntando por los pagos a Roca y las obras sin licencia en Marbella. Apenas había esbozado que sólo pretendía tirar un tabique cuando el presidente del tribunal optó por suspender la vista oral hasta el próximo lunes. El fiscal tratará de nuevo de preguntar a Rafael Gómez Sandokán por Marbella, si es que se deja.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios