La firma malagueña Novasoft desarrolla libros con banda sonora

  • Permiten escuchar los sonidos de los ambientes a los que se refieran los textos gracias a un 'pen drive' · Denominados 'T-book', se podrán comprar las próximas navidades

Imagine que está leyendo las aventuras de Tom Sawyer. Y que cuando el chaval se adentra en un bosque, suenen aullidos de lobos, el ulular de las lechuzas, los pasos del protagonista sobre las hojas... Son los sonidos con los que pretende ambientar los libros la firma malagueña Novasoft. Sus responsables, junto a dos socios, trabajan ya en el desarrollo de libros con banda sonora, denominados T-book y que pretenden comercializar a partir de las próximas navidades. El público será principalmente infantil.

La idea la dio ayer a conocer el presidente de la empresa ubicada en el Parque Tecnológico de Andalucía, Francisco Barrionuevo, que destacó que el producto está ya muy avanzado "aunque aún hay que trabajar mucho". Fundamentalmente, en aspectos como el ritmo de lectura de cada persona o en los sonidos concretos para cada libro. En principio, el objetivo es sacar al mercado tres títulos entre los que se encuentran Tom Sawyer y El soldadito de plomo.

El mecanismo será sencillo: la música se encontrará en un pen drive (un almacén digital de datos) y el lector sólo tendrá que avisarle de cada página que lea para que vaya reproduciendo los sonidos que corresponden a cada pasaje de los libros. Este sistema permitirá que sean múltiples los títulos a los que se puedan ajustar las bandas sonoras, así como una reducción de los costes, que repercutirán "mínimamente" en el precio final del libro.

El producto será desarrollado a través de la empresa Tunes 4 Books, participada en un 33,3 por ciento por Novasoft. Además, el proyecto también recoge crear una comunidad virtual para que sean los propios internautas los que propongan o creen la música que acompañe a cada párrafo.

Barrionuevo añadió que la empresa sigue diversificando sus productos con la intención de abarcar todos los campos de la innovación, la tecnología y el conocimiento. "Novasoft aún está despegando y no podemos poner límites al crecimiento en esos aspectos", afirmó el presidente de la firma malagueña. De hecho, la empresa tiene accionariado hasta en un centro escolar (el 1 por ciento del colegio Rincón Añoreta) donde desarrolla tecnologías para la formación en primaria y secundaria. Eso sí, sus principales funciones se centran en el desarrollo de metodologías de calidad total para las empresas (desde sus diferentes procesos hasta la relación con los clientes o sus resultados). "Es decir, una especia de guía de la buena empresa", dijo Barrionuevo.

Novasoft también se encarga de desarrollar software así como otra gran cantidad de productos y servicios ligados a la administración electrónica, sistemas de seguridad en la información o consultoría.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios