La mejor medicina contra las malas notas

  • El instituto Juan Ramón Jiménez de Cruz de Humilladero es uno de los 174 centros de Málaga que ahora se benefician del plan diseñado por Educación contra el fracaso escolar

Las clases más tranquilas del Instituto Juan Ramón Jiménez, en Cruz de Humilladero, son las de después de comer. Tranquilas por la ratio alumnos-profesor y, sobre todo, porque los chicos y chicas que acuden son de lo más aplicado. Curiosamente son los que tienen más problemas para sacar adelante sus asignaturas. Y precisamente por eso acuden en horario extraescolar para participan en el llamado Plan de acompañamiento escolar. "No es para los niños con mal comportamiento; es para los que tienen dificultades de aprendizaje, pero hace falta que tengan voluntad de estudio", explica Fran Melgá, jefe de estudios del instituto y coordinador de esta actividad.

Davinia, Natalia, Trini, Mari Carmen, Juani y María comparten hoy aula. Estudian primero de ESO y acuden dos veces por semana a su centro por las tardes, entre 16.30 y 17.30, para reforzar conocimientos. Ellos mismos atestiguan que estas clases extra les vienen muy bien para sacar adelante las asignaturas del curso. Todo ello gracias a María y a Sandra, las dos monitoras encargadas de auxiliarles en todo lo que necesiten. Esta tarde es el turno de María, que se encarga de las materias del ámbito de las Letras. "Hacemos los deberes, repasamos y hacemos hincapie en lo que les cuesta más trabajo. Hacemos dictados y vemos la ortografía, que la llevan regular. Al ser grupos reducidos me permite que la enseñanza sea más personalizada", indica la maestra.

Dos horas de refuerzo académico semanales no hacen milagros, pero ayudan bastante. El jefe de estudios del Instituto Juan Ramón Jiménez asegura que "el 90 por ciento de los que asisten a estas clases superan sus asignaturas". Este es un centro pequeño, de poco más de 180 alumnos, en el que se benefician del Plan de acompañamiento escolar una quincena de chicos y chicas, distribuidos en dos grupos.

El Juan Ramón Jiménez es uno de los centros pioneros de Málaga en esto del acompañamiento escolar, pero no el único. La Consejería de Educación de la Junta de Andalucía puso en marcha de forma oficial este programa durante el curso pasado en 57 colegios e institutos de la provincia malagueña. En éste son ya 174 los centros implicados, equivalentes a más de un tercio del total, lo que da una idea del auge que ha cobrado el plan.

Unos 5.200 alumnos de Málaga reciben ya clases de apoyo según los cálculos de la Delegación de Educación cuyo máximo responsable, José Nieto, incide en que la finalidad es "reforzar actitudes y aptitudes del alumnado que en un momento dado tenga problemas de aprendizaje". Un total de 173 profesores y 520 monitores se encargan este año de un programa que tiene un coste estimado de más de 2 millones de euros. El Plan de acompañamiento escolar está en sintonía con planes implantados años atrás por países como Reino Unido y Francia y que ha sido alentado en España desde el Ministerio de Educación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios