El mercado de las artes toma color

  • Los impulsores de la iniciativa reducen la superficie del inmueble que acogió a los comerciantes de Atarazanas para crear una gran plaza · Los vecinos anuncian movilizaciones contra el proyecto

Comentarios 12

La plataforma que desarrolla el proyecto cultural del mercado de las artes en la calle Camas está dando los últimos retoques al proyecto pese a la oposición de los vecinos. El impulsor del movimiento, Martín Moniche, y el arquitecto que diseñó el edificio que acogió el mercado provisional de Atarazanas, Eduardo Rojas, están ultimando los detalles de un proyecto que será presentado al público el 14 de abril en el cine Albéniz. Pese a las quejas de los residentes de la zona, que ya han anunciado movilizaciones en el caso de que el nuevo espacio cultural salga adelante, los creadores de la iniciativa cultural defienden que los primeros bocetos dan encaje a las reclamaciones de los comerciantes y vecinos del casco histórico.

Actualmente, el inmueble (desmontable y adaptable) ocupa casi la totalidad de la plaza, llegando a distar solo 90 centímetros de los edificios. No obstante, Moniche matiza que se ha reducido a un tercio la superficie del contenedor cultural que están diseñando y que aspiran a que se convierta en un centro de producción artística. Como precisa Rojas, la superficie del inmueble se rebajaría a unos 1.000 metros cuadrados quedando una plaza de unos 2.500. "La fachada principal sería una mezcla de colores como representación del arte y las otras fachadas estarían recubiertas con una enredadera. Se crearía una tapia de diferentes colores", asegura el arquitecto que diseñó el edificio encargado por el Ayuntamiento para alojar de forma provisional a los comerciantes de Atarazanas.

Para Moniche, el diseño de Rojas da respuesta a las quejas de los vecinos. "No comprendo cómo se pueden oponer a él si no lo conocen. Lo que hemos ideado es reciclar el espacio y crear una plaza como los vecinos querían. Sería un edificio lleno de color que serviría para revitalizar el entorno. Contamos con un plan de viabilidad, con otro de impacto económico, con un plan de comunicación y estamos trabajando de forma conjunta con la UMA y con el Colegio de Arquitectos".

La iniciativa surgió en junio del año pasado a través de la red social Facebook. Hoy cuentan con 6.000 seguidores. "Tenemos muchos apoyos porque éste es un proyecto que supondrá la dinamización del sector del arte malagueño". En principio, el proyecto cuenta con el beneplácito del Ayuntamiento. El propio alcalde, Francisco de la Torre, anunció en enero que el Consistorio había autorizado que las instalaciones "tuvieran una utilidad para los creadores malagueños". No obstante, De la Torre matizó que el proyecto tendría que ser consensuado con los vecinos, algo que todavía no se ha producido. De hecho, la presidenta de las asociación de vecinos del centro, María José Soria, aseguró ayer que en los próximos días anunciará un calendario de movilizaciones consensuado con los residentes de la zona.

"Lo que nosotros queremos es una gran zona abierta para uso ciudadano. Tenga en cuenta que el Ayuntamiento ya cedió una zona para la construcción de la casa hermandad de Fusionadas. No estamos en contra del proyecto en sí, que puede ser positivo, pero no vamos a consentir que se nos quite una plaza. Que lo cojan y lo desmonten", mantiene Soria. El Ayuntamiento ya dijo que el presupuesto que se tendría que destinar para su traslado sería el mismo que el de construir una nueva estructura.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios