Más de un millar de malagueños prueban suerte para ser el próximo 'triunfito'

  • El Palacio de Ferias registra grandes colas toda la mañana para asistir al 'casting' de 'Operación Triunfo' · Unas 50 personas pasaron la prueba del jurado, compuesto por Ángel Llacer, Risto Mejide y Noemí Galera

Las voces resonaban ayer por todos los alrededores del Palacio de Ferias de Málaga. Pasear por allí servía para escuchar una espectacular amalgama de voces aflamencadas, rumberas, de soul o de sonidos más difíciles de describir. Pero también había nervios, ilusiones y muchos desengaños. Eran los jóvenes -algunos llevaban desde el miércoles al mediodía esperando su turno- que querían convertirse en las nuevas estrellas de Operación Triunfo (OT), el show televisivo que inicia ya su sexta temporada.

En total, fueron más de 1.200 malagueños los que probaron suerte asistiendo al casting de OT. Pero el jurado, formado por los televisivos Noemí Galera, Ángel Llacer y Risto Mejide, se quedó con sólo medio centenar de ellos. El resto, como le ocurrió al malagueño José Pino, se quedó con las ganas de pasar a la segunda fase, que se celebra hoy en el mismo lugar. "Sabía que estaba complicado, pero si no vengo sí que es imposible que me elijan. Al menos lo he intentado", dice este joven, que después de la prueba se relajaba haciendo sonar su guitarra con la música que él mismo compone junto a Álvaro Olmedo, otro de los participantes. Él tampoco tuvo suerte. "Ha sido muy rápido: coges el micrófono, cantas unos segundos y te dicen, muchas gracias. El siguiente", decía entre risas.

"Pero es más tiempo del que parece. El problema es que apenas se preparan lo que van a cantar y no saben elegir sus mejores características", explicaba durante un descanso Noemí Galera, que lleva ya seis años participando en los castings de OT. "Lo bueno es que Málaga siempre se vuelca con nosotros", añadió Galera.

"Y lo que se mira también es que la gente sea viva, que tenga algo más que sólo cantar", comentaba Risto Mejide, que destacaba la poca cultura musical que tiene la mayor parte de personas que se presentan al concurso: "Es verdad que muchos son muy jóvenes, pero nuestra generación con 17 ó 18 años había escuchado ya mucha más música que ellos. Y eso es básico, porque es como si quieres ser cocinero sin saber hacer una tortilla de patatas, hay que tener la base", afirmaba. A su lado, y siempre con una sonrisa en la cara, Ángel Llacer comentaba que sobre todo se había escuchado "flamenquito y rumbita", pero "que eso pasa ya en toda España". "Mira Melendi", apuntaba Mejide. Y el hecho es que, al contrario de lo que pueda parecer, los malagueños no se decantan especialmente por los ritmos más sureños, sino que arrasan las versiones de canciones de grupos como La Quinta Estación, pero también las de artistas como Celine Dion o Whitney Houston.

En este sentido, Galera dijo que ante todo eran respetuosos con las personas que mostraban interés por el concurso, por lo que cada candidato contaba con tiempo suficiente para demostrar sus dotes. Según declaró, pese a los numerosos talent show surgidos a raíz de este exitoso formato, "OT sigue siendo el mejor".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios