La muerte de una mujer en Coín, primer crimen machista del año

  • La víctima, de nacionalidad británica, cumplía 42 años cuando fue presuntamente apuñalada por su pareja en la casa que compartían con la hija pequeña de la pareja

Una mujer británica de 42 años residente en Coín es la primera víctima mortal de la violencia machista este año en España. Un ciudadano alemán, que responde a las iniciales J. W. W. y de 59 años de edad, asestó presuntamente una puñalada mortal en el corazón a su pareja sentimental, D. J. M. H., una mujer de nacionalidad británica que ayer mismo cumplía 42 años.

Los hechos se produjeron en el domicilio en el que ambos vivían, situado en la urbanización Miralmonte de Coín y donde al parecer, según fuentes policiales, residían desde hacía pocos meses. Una casa independiente que ambos compartían junto a su hija de 10 años de edad y que se encuentra en obras.

Poco antes de las 3.30, una llamada del presunto homicida a los familiares de la fallecida hizo saltar la voz de alarma. Al parecer, el alemán confesó por teléfono lo que había hecho a un miembro de la familia de ella y, según los primeros datos de la investigación, lo hizo con un cuchillo de cocina. La autopsia confirmaba ayer por la tarde que la mujer había muerto por una herida de arma blanca.

La familia de la víctima se puso en contacto con las fuerzas de seguridad de su país y fue la Interpol quien contactó con los agentes de la Guardia Civil de Coín para avisarles de que en la vivienda se había producido un asesinato.

Cuando la patrulla de la Guardia Civil se desplazó a la casa, sobre las 4.30 de la madrugada, encontró el cuerpo sin vida de la mujer en el interior del inmueble. Fuentes cercanas a la investigación señalaron que una persona facilitó a los agentes el número de teléfono del presunto homicida y que, tras la conversación, consiguieron convencerle de que regresara al lugar del suceso. El hombre se personó en su casa y fue detenido inmediatamente por los miembros de la Benemérita que lo trasladaron al cuartel de la localidad.

La menor, hija de la pareja, pudo haber presenciado el asesinato de su madre. Estuvo acompañada por una vecina tras el incidente pero, a las 16.00 fue entregada a su tía, que se había desplazado desde Inglaterra hasta el puesto de la Guardia Civil de Coín para recoger a la pequeña.

El presunto agresor permaneció la jornada de ayer en la Comandancia de la Guardia Civil, donde declaró ante la Policía Judicial, aunque de su testimonio no ha trascendido nada. Fue a las 17.30 cuando los agentes lo trasladaron a los calabozos de las dependencias de la Policía Local, por lo que se prevé que sea hoy cuando declare ante el juez.

Desde el Instituto Andaluz de la Mujer como desde la Guardia Civil se confirmó que la víctima no había denunciado a su pareja por malos tratos ni existía ninguna orden de alejamiento.

La urbanización en la que se produjo este dramático suceso se encuentra situada entre los municipios de Coín y Alhaurín el Grande, una zona que ha sido elegida por numerosos ciudadanos extranjeros para residir, aunque la pareja no mantenía relación con los vecinos. Tampoco eran conocidos por las autoridades municipales que manifestaron su condena por la muerte de la mujer. El alcalde de Coín, Gabriel Clavijo (PSOE), explicó que en el momento de conocer el presunto asesinato ha ofrecido la atención de los servicios sociales a la menor.

En Coín se celebró ayer mismo el primer acto de condena. Los concejales, trabajadores municipales y el primer edil, Gabriel Clavijo, realizaron una concentración en las puertas de la Casa Consistorial y guardaron un minuto de silencio como muestra de dolor por la primera víctima de violencia doméstica.

Hoy está previsto que se celebre en la Plaza de la Constitución de Málaga una concentración de repulsa convocada por la Plataforma Tolerancia Cero contra los Malos Tratos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios