Un mundo lleno de silencios y atractivo

  • El puerto deportivo de Benalmádena acoge la sexta edición de 'Tourbuceo', que sale por primera vez de Madrid y tiene como principal objeto mostrar destinos turísticos para los practicantes de este deporte

El buceo es uno de los deportes acuáticos más extendidos y a la vez más desconocidos por el gran público. De hecho, en los últimos años se ha convertido en uno de las causas más importantes para elegir destinos turísticos tan exóticos como Baja California o Tahití. Por este motivo, ayer tuvo lugar en el Club Náutico de Benalmádena la sexta edición de la feria Tourbuceo, que por primera vez se traslada fuera de Madrid, y que ha elegido al municipio malagueño como destino debido a la gran afición que hay en la provincia.

Esta feria, que cuenta con 39 puestos de destinos turísticos y empresas de equipamiento, tiene como objetivo demostrar a los potenciales buceadores que es fácil introducirse en este deporte. "Lo que queremos es presentar lo que verdaderamente es este mundo, que la gente lo vea como un deporte, como una afición, y por ello organizamos esta feria para todo tipo de público", explicó el director de la muestra, Jesús Arto.

La mayoría de personas siguen viendo el submarinismo como una actividad de riesgo, aunque es algo que está muy alejado de la realidad. "Ahora los cursos son más fáciles que hace 20 años. Lo que se busca es una experiencia. Además es un deporte que se ha popularizado mucho en los últimos años hasta tal punto que personas de 12 a 80 años pueden sumergirse sin problemas, siempre que sus condiciones físicas se lo permitan", asegura Manuel Crespo, director del centro de buceo de Benalmádena. Por esta razón las inmersiones siempre están controladas; van en parejas y se revisan concienzudamente los equipos, y siempre están supervisados por un guía. La seguridad es tan extrema que a nadie se le permite sumergirse sin haber superado un reconocimiento médico y conseguido una licencia federativa con su seguro.

Pero elegir el lugar de la inmersión nunca es fácil, cada cliente tiene sus preferencias y por ello hay distintos destinos: "Cualquier lugar es válido para comenzar, todo depende de lo que se quiera, de lo que el cliente exija y de las condiciones propias del entorno. Por ejemplo, si se busca visibilidad uno de los destinos más demandados es el Mar Rojo, pero depende de lo que se quiera ver", afirmó Francisco López, instructor de buceo.

Málaga es una de las provincias andaluzas con más afición por este deporte, con cuatro mil federados. Todos ellos buscan experiencias nuevas y destinos desconocidos. Además nuestra provincia es uno de los destinos nacionales más demandados por los buceadores, que pueden escaparse desde aquí buenas zonas de buceo como La Herradura, Tarifa o incluso el Cabo de Gata, junto a zonas como las Canarias, Murcia o la Costa Brava. "Es un deporte que te engancha, poco a poco quieres más y más, y ver cosas que para otros son impensables desde un arrecife hasta un barco hundido. Es un mundo tranquilo, silencioso, intacto. Al final te atrapa", señaló Manuel González, uno de los asistentes. Un mundo desconocido que hoy está al alcance de todos y citas como Tourbuceo así lo dejan ver.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios