El negociador con los controladores será el nuevo director del aeropuerto

  • Salvador Merino, responsable de Recursos Humanos de Navegación Aérea de Aena, sustituirá en el cargo a Mario Otero, que pasa a dirigir toda la actividad en Canarias

Comentarios 1

El director de Recursos Humanos de Navegación Aérea de Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (Aena), Salvador Merino Moína, será a partir del 2 de mayo el nuevo director del aeropuerto de Málaga y sustituirá en el cargo a Mario Otero, que pasará a ser el máximo responsable de Aena en Canarias. Así lo anunció ayer el ente público a través de un escueto comunicado de prensa en el que simplemente se señala que Merino nació en Pontevedra en 1954, es licenciado en Geografía y es director de Recursos Humanos en Aena. Este diario intentó conseguir una biografía algo más amplia o, al menos, una fotografía de Merino por parte de Aena sin conseguirlo. Lo que no señala el comunicado oficial es que el nuevo director del aeropuerto de Málaga ha sido una de las piezas clave en la negociación y conflicto con los controladores aéreos.

La repercusión de la huelga salvaje de los controladores aéreos el pasado mes de diciembre y el proceso de privatización de Aena hacían barruntar cambios importantes en la gestión del ente y en sus directivos. La noticia saltó ayer cuando Aena dio a conocer un cambio revolucionario que prácticamente pone patas arriba los aeropuertos de media España. Se ha nombrado a dos nuevos responsables de las zonas de Canarias y Este; se ha elegido nuevos directores en los aeropuertos de Palma de Mallorca, Málaga, Ibiza, Valladolid, Salamanca, Gran Canaria, Lanzarote, Fuerteventura, Murcia, Zaragoza y Jerez; y se ha designado un nuevo director de recursos humanos en Navegación Aérea, que será Jorge Hernández.

La partida de Mario Otero, que llevaba casi 10 años de director en Málaga, causó tristeza ayer en la plantilla, ya que ha sido una persona muy valorada y querida entre todo el personal. No obstante, tanto el todavía director de la instalación malagueña como los trabajadores son conscientes de que Otero ha sido ascendido y, en ese sentido, hay satisfacción general. Otero, que siempre ha preferido quedarse en un segundo plano - "prefiero ser como el árbitro de fútbol del que nadie se acuerda", señalaba en una entrevista con este diario realizada el pasado verano- ha impulsado el aeropuerto de Málaga hasta el punto de consolidarlo como el cuarto más importante de España y uno de los 30 primeros de Europa. Ha sido además el máximo responsable de la instalación durante las obras de la nueva terminal, la T3, y de su exitosa puesta en marcha.

Merino llegará a Málaga con buena parte del trabajo hecha, ya que la T3 está funcionando sin mayores problemas y el aeropuerto absorbe a unos 12 millones de pasajeros anuales. Su mayor reto, a corto plazo, será la inauguración de la segunda pista, una infraestructura que podría estar operativa en el primer trimestre de 2012 y que permitirá duplicar el número de vuelos a la hora y alcanzar, a medio plazo, los 30 millones de viajeros anuales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios