La mitad de las niñas no se vacunan contra el virus del papiloma humano

  • Médicos insisten en la prevención porque el cáncer de cérvix mata a dos mujeres al día en España

Comentarios 1

Dos mujeres mueren cada día en España por el cáncer de cuello de útero. Desde 2008, el Servicio Andaluz de Salud (SAS) inmuniza de forma gratuita a las niñas de 14 años contra el virus del papiloma humano (VPH) que lo provoca. Sin embargo, mientras otras vacunas tienen una cobertura casi del 100%, en la que ataja el VPH la media ronda el 50%. Hay zonas de la provincia en la que se alcanza el 65% y otras en las que apenas llega al 17%. La vacuna no acaba de calar.

Por eso, los participantes en el III Curso Proceso Cáncer de Cérvix que se reunieron ayer en el Hospital Clínico advirtieron de la necesidad de elevar esos porcentajes de vacunación. "Lo ideal sería elevarlos hasta el 110%", defendió el director de Ginecología del hospital, Luis Cóndor.

En España, el cáncer de cuello uterino (de cérvix) es el segundo proceso oncológico más frecuentes en las mujeres entre 15 y 45 años y la segunda causa de muerte por un tumor en ese grupo de edad después del de mama.

La vacunación está recomendada para mujeres de 9 a 25 años y, mejor aún, si no han tenido relación sexuales. Pero Cóndor aclara que "de forma individualizada" puede administrarse a mujeres hasta de 50 años. Otra medida de prevención es el preservativo, aunque los ginecólogos advierten que la protección de este método contra el VPH no es total.

Una vez que aparece la enfermedad, la prevención consiste en atajarla de forma precoz a través de citologías que detectan las lesiones precancerosas. A nivel mundial, cada año se diagnostican 500.000 nuevos casos, de los cuales el 83% se registran en países en vías de desarrollo. Esta mayor incidencia en esas zonas se debe a que no hay tantos programas de cribado como en los países desarrollados. Pero además de las citologías, los ginecólogos aconsejan que a los 30 años -y de cada cinco si el resultado es negativo- las mujeres se sometan a un test para detectar el VPH. "Con la citología y el test, la seguridad diagnóstica es casi del 100%", indicó Cóndor. El virus del papiloma humano, además de tumores de cuello de útero, provoca cáncer de vulva, vagina y ano en mujeres y de pene y ano en varones.

Por eso, los ginecólogos reiteran la necesidad de incrementar los porcentajes de vacunación a través de distintas campañas de difusión. Estos especialistas estiman que en menos de una década comenzarán a verse los resultados de la inmunización que inició el SAS en 2008 y que se traducirán en un descenso de casos.

El curso celebrado ayer en el Clínico reunió a unos 70 sanitarios tanto de hospital como de centros de salud. El objetivo del encuentro fue actualizar conocimientos, intercambiar experiencias, avanzar en la coordinación y detectar apartados susceptibles de mejora.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios