Uno de cada cuatro niños ya tiene problemas con el peso

  • Un informe alerta del incremento "alarmante" de la obesidad, que tiene una mayor incidencia en el sur de la península, entre las mujeres y que es más acusada entre las personas con menor nivel educativo

Tanta bollería industrial y tantas horas con los videojuegos al final pasan factura. Un informe alerta de que uno de cada cuatro niños o adolescentes tiene problemas con el peso. Los médicos achacan esta realidad a los cambios sociales: la mayoría de los críos comen alimentos con muchas calorías y luego no las gastan detrás de un balón, sino que las transforman en grasa delante de la videoconsola.

Los resultados de estos hábitos poco saludables se reflejan en el trabajo de la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (Seedo) que advierte que el 13,9% de la población española entre 2 y 24 años es obesa y que otro 14,4% padece sobrepeso. La suma arroja una cifra preocupante: el 26,3% de las personas entre esas edades ya excede el peso normal.

En esta época de la vida, los varones (15,6%) tienen más problemas de obesidad que las chicas (12%). José Manuel García Almeida, endocrinólogo del Hospital Clínico, cree que tanto en los colegios como en las casas hay que hacer un mayor esfuerzo por inculcar hábitos saludables ya que la obesidad en la infancia y la juventud predispone a la patología en la edad adulta. "Igual que en los centros educativos se enseña Conocimiento del Medio también habría que darles información sobre la dieta saludable". Ya hay algunas iniciativas en ese sentido entre las delegaciones de Salud y Educación, pero los profesionales sostienen que problemas con la báscula de los niños indican que queda trabajo por hacer.

Si en las edades tempranas de la vida, son los chicos los que sufren más el exceso de peso, en la edad adulta las tornas se cambian. De los 25 a los 64 años, la obesidad -que supone un exceso de kilos mayor que el sobrepeso- afecta a un 17,5% de mujeres y a un 13,2% de hombres.

Al margen de las edades, el informe de la Seedo hace una advertencia contundente: "La prevalencia de la obesidad ha aumentado y continúa incrementándose de forma alarmante". De hecho, en apenas 14 años, la incidencia ha subido un 6% al pasar del 7,7% en 1987 al 13,6 en 2001 según la Encuesta Nacional de Salud. Los datos son de unos años atrás, pero son los últimos de los que se dispone. Los facultativos sostienen que son válidos y que la tendencia al alza se mantiene.

Los médicos no se cansan de repetir que obesidad es además el detonante de otras patologías como la diabetes, la enfermedad cardiovascular e incluso de ciertos tipo de cáncer. Por ello, se ha convertido en la segunda causa de muerte "prematura y evitable" después del tabaco. Puede que falte voluntad para hacer más ejercicio, pero datos sobran. Se han calculado hasta los costes que causa la patología. Según el estudio DELPHI, asciende a unos 2.500 millones de euros anuales, lo que representa en torno al 7% del gasto sanitario social.

Del informe de la Seedo se desprende otra conclusión que conviene tener presente en estas latitudes: la incidencia de la obesidad es mayor en el sur que en el norte. En la zona de Cataluña es de un 8,53 entre los hombres y de un 13,77 entre las mujeres. En la comunidad de Madrid, del 9,31 entre los varones y del 15,29 entre el colectivo femenino. En la región de Andalucía, esos porcentajes ascienden al 18,51 y al 20,02, respectivamente.

Hay muchos datos que llaman la atención en el trabajo de la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad. Por ejemplo, que entre los ancianos que viven en sus casas la prevalencia de la patología es hasta quince puntos más alta (36%) que entre aquellos que están en residencias (21%). Y el problema es aún más acusado entre las mujeres institucionalizadas que entre los varones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios