Con nombre de mujer

  • La mayoría de los centros educativos de nueva construcción se han bautizado en recuerdo de escritoras, poetas, periodistas y pensadoras · Los consejos escolares son los que deciden

La escritora Almudena Grandes confesó que no había honor más alto que dar nombre a un colegio. Lo dijo el pasado jueves mientras visitaba las nuevas instalaciones de Primaria del centro que se denominó Nuevo Teatinos en sus comienzos. Una vez constituido, el consejo escolar optó por la novelista madrileña para bautizar esta infraestructura. "Pensamos que no había nada mejor para el fomento de la lectura y la escritura que ligar el nombre del colegio a una escritora", explicó la directora. Como éste, actualmente son mayoría los colegios e institutos de nueva creación que recurren a personajes femeninos.

Escritoras, poetas, periodistas y defensoras de los derechos de la mujer se están instaurando lentamente en el mapa de centros malagueños, en los que están muy presentes los nombres propios de artistas y poetas universales como Pablo Picasso, Federico García Lorca, Antonio Machado, Salvador Rueda y Vicente Aleixandre. No hay ninguna normativa específica, es el propio consejo escolar el que toma la decisión y sólo ha de tener en cuenta que el centro no puede tener la misma denominación que otro situado dentro del municipio.

Si la década de los 80 fue la de sustituir las referencias a la Dictadura y a los personajes célebres del régimen, ésta es la de ensalzar la labor de mujeres que destacaron en el pasado o lo hacen en la actualidad, según los criterios de los propios centros educativos. En el barrio de Teatinos se han puesto en marcha tres nuevos colegios de Infantil y Primaria. Todos llevan nombre de mujer.

Compartiendo pared con el Almudena Grandes, se encuentra el CEIP Carmen de Burgos. Según reza en su biografía, se considera la primera periodista profesional en España y en lengua española por su condición de redactora del madrileño Diario Universal en 1906. Se consideró una de las primeras defensoras del papel social y cultural de la mujer, independiente a ultranza y una temprana feminista, aunque aseguran que odiaba ese término. Nació en Níjar, Almería y murió en Madrid en 1932.

Mucho más cercana en tiempo y espacio es la otra fémina que da nombre a un colegio en la zona. En Soliva se encuentra el CEIP Rectora Adelaida de la Calle. La regidora de la Universidad de Málaga desde 2004, catedrática en Biología celular, preside también la Conferencia de Rectores de Universidades Españolas desde el pasado año. Cerca de su perseguida ampliación del campus universitario se alza este centro de tres líneas que llegó para aliviar en parte los problemas de demanda de la zona.

En Ciudad Jardín, en la nueva zona residencial, se levantó el CEIP Rosa de Gálvez. Nacida en Málaga a mediados del siglo XVIII, esta mujer independiente y ajena a las imposiciones morales de la época se entregó a desarrollar una caudalosa vocación como escritora, volcada sobre todo en el teatro, el periodismo y la lírica. Aunque fue criticada por los hombres de su generación, el tiempo ha ido redimiendo a esta inconformista.

También en la zona de expansión del Palacio de los Deportes José María Martín Carpena, en Parque Litoral, el centro público nacido para Infantil y Primaria está vinculado a una mente inquieta. Clara Campoamor estudió la carrera de Derecho en dos años, y a los 36 se convirtió en una de las pocas abogadas españolas. Soñó con la igualdad de derechos de ambos sexos y fue la principal impulsora del sufragio universal en España, logrado en 1931.

Pedagoga y escritora fue Josefina Aldecoa, que falleció el pasado año y que ha dado nombre a un centro en el municipio de Rincón de la Victoria. También las letras dieron la vida a la madrileña Concha Méndez, integrante destacada de la Generación del 27 y vinculada especialmente con Málaga por su matrimonio con el impresor y también poeta Manuel Altolaguirre. Su figura se recuerda en la fachada y las aulas de un colegio en Torremolinos.

Algunos centros también han querido reconocer la apuesta por la ciudad que hicieron en su día personalidades como Christine Ruiz-Picasso, la nuera del genio, la promotora del museo malagueño que le valió tantos méritos reconocidos hace unos años. Un instituto en el centro de la ciudad es uno de los halagos rendidos.

"Hay que respetar lo que colegio decida, jamás se interviene", apuntan desde la Delegación de Educación. Una vez que se publica en el Boja, el centro ya tiene sello propio. La nomenclatura de los centros públicos va dejando huella de la época en la que se vive. Sin embargo, aunque ahora las alusiones femeninas ganen a las masculinas, lo cierto es que los hombres más o menos ilustres son mayoría en el catálogo de escuelas malagueñas, que, a su vez, van perdiendo carga religiosa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios