La nueva vida de Florent

Florent Collobert quería volar con su familia en 2002 a Río de Janeiro para pasar el fin de año, pero el overbooking -sobreventa de billetes- le dejó en tierra. "Preguntamos en Air France si tenían algún otro vuelo disponible ese mismo día para algún lugar cálido, porque llevábamos ropa de verano, y nos dijeron que tenían plazas libres para Málaga". Así llegó a esta ciudad con la que empezó enseguida una relación idílica. "Conocí a gente. Todo el mundo era muy amable. Regresamos seis o siete veces más y nos gustaba". Él era director comercial de una industria farmacéutica en Francia y su mujer directora de publicidad. "Empezamos a buscar un alojamiento típico en el centro, porque estaba harto de hoteles de negocios". Pero el momento determinante lo marcó un pequeño susto cardiaco. "Pensamos en comprar una casa". Dicho y hecho. Vendieron todas sus posesiones en Francia y con un préstamo adquirieron una vivienda vieja en la calle Hinestrosa, convertida, tras 11 meses de obras, en El Riad Andaluz, una hospedería con encanto de siete habitaciones abierta en 2006 que, en este momento, tienen ocupada al cien por cien hasta después de la Feria. Comercializan su establecimiento, reconocido por varias guías turísticas, a través de internet. / E. maldonado

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios