El número de malagueños que piden ayuda social se duplica en un año

  • Hay 12.000 nuevas familias que reclaman subvenciones para comer o pagar el piso

4.000

A las personas de clase media que han podido vivir, mejor o peor, con su sueldo les resulta duro tener que pedir ayuda a Bienestar Social. No obstante, hay en torno a 200.000 parados en la provincia y más de 40.000 personas que no reciben ningún tipo de prestación, por lo que la situación actual es desesperada para miles de malagueños. Cuando apenas hay para comer, hay que recurrir a lo que sea y todo apoyo es bienvenido.

El Ayuntamiento de Málaga, a través del área de Bienestar Social, creó el año pasado unas ayudas específicas para paliar los efectos de la crisis en los más desfavorecidos y no han caído en saco roto. La concejal del ramo, Mariví Romero, aseguró ayer que en 2009 han atendido a 12.000 familias en la capital que responden al nuevo perfil del solicitante de ayudas sociales, es decir, personas que han trabajado y que ahora, agobiados por las deudas y la falta de ingresos, reclaman la colaboración del Consistorio. Bienestar Social, que este año tendrá un presupuesto de 60 millones de euros, atiende, en total, a unas 25.000 personas, por lo que el número de malagueños que han solicitado su apoyo se ha duplicado en sólo un año.

Romero explicó que el 79% de las personas han solicitado ayudas para comer, pues tras el pago de la hipoteca y alguna que otra letra hay numerosas familias que apenas pueden llegar a mediados de mes. La ayuda para la hipoteca o gastos corrientes como la luz o el agua están en segundo y tercer lugar. El Ayuntamiento inició el año pasado la entrega de tiques de comedor en los centros de servicios sociales para personas mayores de 65 años y, según Romero, " ha sido un éxito". Se concedieron 4.000 tiques y, según la concejala, "se van a mantener en 2010". Romero hizo hincapié en que hay pensionistas que, hace unos años, en pleno auge económico, vieron cómo sus hijos se independizaban y cómo ahora éstos están regresando a casa de sus padres, con el consiguiente aumento de gastos que eso representa. Se amplía, por tanto, el número potencial de malagueños que pueden pedir ayuda social en un momento dado y, según la concejala, el Consistorio "ha reforzado en dos millones de euros" esos subsidios.

Por otra parte, la responsable de Bienestar Social fue cuestionada por el alto volumen de paro existente en la barriada de Nuevo San Andrés y que fue denunciada por los vecinos el pasado lunes. Romero aseguró sentirse preocupada por la situación y la justificó en el hecho de que "muchas personas trabajaban en la construcción y ahora el sector está parado". No obstante, afirmó que está en "contacto permanente" con unos vecinos que, además de sufrir el desempleo, todavía no se han recuperado totalmente del tornado ocurrido hace un año. "Llevo cinco meses preguntándole por escrito a la Subdelegación del Gobierno qué ha pasado con las ayudas que les iban a dar a 36 familias cuyas casas no estaban aseguradas y aún no sé nada. Esas ayudas no han llegado y estas familias no tienen capacidad para adelantar el dinero", dijo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios