El obispo critica que la concertada reciba un 30% menos que la pública

  • Jesús Catalá afirma que los padres tienen verdaderas "trabas" para elegir con libertad el colegio de sus hijos · También demanda convenios para Bachillerato

Comentarios 5

Existen verdaderas trabas para que los padres elijan libremente el colegio en el que educar a sus hijos. Así lo consideran en la Diócesis malagueña. Según el obispo de Málaga, Jesús Catalá, la zonificación a la que obligan los convenios con la Junta de Andalucía hace que estos centros concertados "tengan que asumir una serie de alumnos que se matriculan por la cercanía de su domicilio o movidos por su calidad, pero no por la vinculación con el ideario del centro". Además, el obispo denunció ayer la "injusticia" de que estos colegios reciban un 30% menos que los estatales. "Es que acaso los padres de estos niños pagan menos impuestos al Estado", comentó.

"Tenemos que hacer juegos malabares porque la discriminación es terrorífica, si a los otros le dan 100 nosotros recibimos 70 para hacer lo mismo", apuntó José Antonio Sánchez, vicepresidente de la Fundación Diocesana de Enseñanza Santa María de la Victoria. Por ello, según Sánchez, se necesita un plus de dedicación de los docentes que trabajan en la treintena de centros escolares de la fundación.

El sistema de escolarización existente hace que "quede gente privada del derecho" de optar por uno u otro centro, lamentó el obispo que apostó por una pluralidad de enseñanza. "No podemos permitir que ningún Gobierno, del color que sea, nos obligue a tragar una educación ideológica propia, los ciudadanos tenemos derecho a una pluralidad de enseñanza".

Otra de las reivindicaciones que expresó ayer el obispo de Málaga en la presentación del segundo congreso Educando en familia fueron los conciertos de Bachillerato. "Demandamos la posibilidad de que nuestros alumnos puedan terminar en el colegio todo el proceso educativo", pidió Catalá que subrayó que la Junta "no nos concede" convenios de los cursos superiores por lo que algunos estudiantes han de abandonar el centro para cursar el Bachillerato o la Formación Profesional en otros centros.

"Eso es un obstáculo a la libertad", argumentó en relación también a la denegación de permisos a estos centros concertados para aumentar el número de unidades "a pesar de que tenemos demanda". Según los responsables educativos de la Diócesis de Málaga hay alumnos en lista de espera y sus padres no pueden ver satisfechas sus expectativas por el rechazo de la administración regional a las ampliaciones de los colegios. De hecho, aseguró el vicepresidente de la fundación, que los nuevos colegios son realmente una concentración y reubicación de las antiguas unidades rurales que se fueron cerrando.

La asignatura de Educación para la Ciudadanía también tuvo ayer su pequeño repaso en la sede del Obispado. "Si un Estado quiere imponer contenidos ideológicos y morales o amorales a eso se le llama totalitarismo, aquí y en la China", dijo Catalá. Según el obispo, el programa educativo se debería ceñir a los temas propios de la convivencia "sin entrar en temas espirituales, religiosos o morales que no le toca a ningún Estado imponerlos". Abogó, así, por la libertad de contenidos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios